Por Alejandro Basulto
11 junio, 2019

Ante una complicación, no existen victimarios ni víctimas, así que no les tocó más que cooperar para lograr salir de ella.

En Perú, ocurrió un curioso incidente. Debido a que en la ciudad de Iquitos, el cometimiento de un delito terminó de una manera muy peculiar. Ya estamos acostumbrados a las diferentes y creativas formas en que delincuentes logran sus dañinos fines, pero no tanto así a los divertidos desenlaces que puede ocasionar un hecho delictual después de la detención del supuesto victimario.

Diario La Industria

Y es que en esta ciudad, según el relato y un video del diario La Industria, un supuesto ladrón terminó empujando la patrulla policial junto con la víctima y la policía que lo arrestó. Esto tras que camino a la comisaría, la camioneta se descompusiera y se vieran obligados a cooperar para llegar a su destino.

Al parecer no habían refuerzos cerca, ni disponibles. Sin olvidar que además del tedioso trabajo de empujar la camioneta camino a la comisaría, tuvieron que soportar las miradas curiosas de las personas que se encontraban con esta insólita imagen.

Diario La Industria

Al parecer, el agente policial fue quien le pidió ayuda al presunto delincuente y al denunciante. Solicitud que fue recogida con buena disposición por parte de los dos sujetos, generando una situación que provoca intriga sobre las conversaciones y el intercambio de palabras que habrán surgido mientras ambos juntos con el policía, empujaban el automóvil.

Tal vez el policía no sabía reparar camionetas, pero sí supo hacer que tanto el denunciante como el denunciado trabajen juntos en pos de lograr llegar a su destino. Hazaña posiblemente envidiada por muchos trabajadores de la reinserción social, de la cual aún no se obtiene información ni postura por parte del Ministerio del Interior o de otra autoridad estatal sobre ella.

Puede interesarte