Por Vicente Quijada
3 noviembre, 2017

De postre podrás saborear un extraño pudín con insectos.

La gastronomía puede ser muy extravagante. Lo que para algunos es un plato tradicional de la zona, puede ser considerado como una locura en otras latitudes. Pero lo que se prepara en un restorán de Yokohama, Japón, va más allá de cualquier costumbre o gusto y se inserta en el terreno de los desafíos. Así que si eres de aquellos que no teme probar comidas extravagantes, pon mucha atención.

El nombre del extraño lugar es Chinju-ya, que traducido del japonés es «traficante de carnes raras». Nunca mejor dicho.

Las preparaciones, que van desde ajolotes fritos, insectos, tortugas marinas hasta cerebro de cerdo, carne de camello y sake de serpiente, son obra del chef Fukuoka, quien hace seis años exporta las carnes más extrañas para encantar a los clientes. Ubicado en el distrito de Noge -antes conocido por la existencia de mercado negro-, el restorán es parada obligada para los sibaritas del mundo.

Y debido a su popularidad entre los turistas, no es barato. Una rana rostizada cuesta 90 dólares, mientras que una salamandra frita llega a los 190 dólares.

@Noge_chinjuya

Patas de cocodrilo listas para entrar a la parrilla.

@Noge_chinjuya

Un sabroso lagarto frito para la merienda.

@Noge_chinjuya

Que mejor que un crujiente isópodo para la entrada.

@Noge_chinjuya

O un escorpión negro. Sazonado, por supuesto.

@Noge_chinjuya

¿Se te apetece un sashimi? Este es de aleta de delfín.

@Noge_chinjuya

¿O mejor unos testículos y pene de cerdo?

@Noge_chinjuya

Ni el exótico ajolote se salva de ser freído en Chinju-ya.

Donde puedes celebrar tu cumpleaños con esta extravagante torta.

@Noge_chinjuya

Y disfrutar de este «budín contaminado», relleno de insectos.

¿Comes siempre lo mismo? Ya sabes hacia donde ir.

Puede interesarte