Por Hugo Moreno
3 enero, 2018

“Tomé su mano y le dije que se calmara. Nunca olvidaré lo que ella susurró mientras agonizaba”.

La noche del 31 de agosto de 1997, la población mundial se enteró acerca de la descarnada tragedia que enlutaría al planeta de polo a polo durante los próximos veinte años. Una mala maniobra, un aparente error de cálculo, un accidente que hasta el día de hoy ha perseguido responsables pero que, sin importar lo que ocurra, no encontrará forma alguna de revertirse. La noticia sobre el brutal impacto del vehículo en que viajaba la princesa Diana a sus escasos 36 años, comenzó a difundirse lenta pero inevitablemente. Primero se enteraron las personas que transitaban dentro de aquel fatal túnel en París, Francia, luego lo hicieron los primeros rescatistas en aparecer y finalmente, en sólo cuestión de horas, los medios de cada país informaban que la vida de Lady Di, la carismática princesa de Gales, pendía de un hilo en el pabellón del Hospital francés Pitié-Salpêtrière.

AP

Lo que ocurrió horas después ya todos lo sabemos. La muerte de quien fuera un auténtico emblema de la cultura británica y una de las figuras más queridas a nivel mundial, había azotado a cada familia del planeta.

Biography Online

Hasta ahora, sin embargo, no es mucho lo que se sabe sobre aquella trágica noche en que Lady Di perdió la vida. Más allá de algunas crudas imágenes y vagos testimonios entregados por doctores y familiares que apenas podían soportar la angustia el día de su funeral, las teorías sobre conspiraciones han tomado un rol casi más protagónico que la misma pérdida de la princesa. Eso hasta ahora.

The Sun

Luego de casi exactamente 20 años, el bombero Xavier Gourmelon, quien socorrió a Diana de Gales al interior del túnel parisino luego del accidente, rompió el silencio que hasta ahora había mantenido como misterio.

AP

Las palabras que entregó fueron crudas e inevitablemente angustiosas, pero para muchos necesarias de saber.

“Estábamos muy cerca de allí (Túnel Pont de l’Alma) y nos tomó menos de tres minutos llegar. Mi equipo de diez hombres estaba en dos camiones y nosotros fuimos los primeros en arribar. El automóvil estaba destruido y comenzamos a trabajar como cualquier otro accidente. Empezamos a ver quién necesitaba ayuda y estaba vivo”, señaló  Gourmelon en la primera entrevista que da a un diario en 20 años.

“Diana me dijo: ‘Dios mío, ¿qué ocurrió?'”. “La mujer, de quien supe luego que se trataba de la princesa Diana, estaba en el piso, en la parte trasera. Se movía muy despacio y pude ver que estaba viva. Noté que tenía una lesión leve en su hombro derecho y, más allá de ello, nada significante. No había sangre en ella en absoluto“,

“Tomé su mano y le dije que se calmara, que estaba allí para ayudarla y ponerla a resguardo. Nunca olvidaré las palabras que susurró: ‘Dios mío, ¿qué ocurrió?’… Le di algo de oxígeno, y mi equipo y yo estuvimos a su lado mientras era sacada del automóvil. Fue muy rápido, porque no tuvimos que cortar nada (del Mercedes)”, señaló el rescatista a The Sun.

Pero luego Diana dejó de respirar, “Estábamos preparados para primeros auxilios y noté que ella estaba sufriendo un ataque cardíaco y que había dejado de respirar. Masajeé su corazón y unos pocos segundos después volvió a respirar. Fue un alivio porque, como primeros en responder, quieres salvar vidas. Y eso fue lo que pensé que había hecho”.

Gourmelon explicó que esa noche él creyó que viviría y que se “molestó” mucho al enterarse de que había muerto.

“Ahora sé que hubo serias heridas internas. Pero todo el episodio vuelve a menudo a mi cabeza. Y los recuerdos de esa noche estarán conmigo para siempre. No tenía idea de que era la princesa Diana. Lo supe cuando uno de los paramédicos que la colocó en la ambulancia me dijo que era ella”.

 Xavier estuvo en shock unos momentos hasta que decidió volver a mirarla en la ambulancia. “Allí la reconocí”, dijo.

Del terrible accidente sólo sobrevivió el guardaespaldas de la princesa, quien quedó devastado por no haber sido capaz de ayudarla.

Sin duda, una tragedia que permanecerá eternamente en el corazón y recuerdo de muchos…

Puede interesarte