Algunos, como en Tailandia, participan en ensayos de auto-mutilación y rituales de dolor.

Con el paso de los años el ser humano se ha dedicado a alterar de manera deliberada su anatomía, por razones muy variadas. En algunas culturas, se remonta a las creencias religiosas y espirituales, mientras que para otros es simplemente un motivo para lucir más atractivo al sexo opuesto.

Shutterstock

Indudablemente, despiertan gran curiosidad y obligan a cualquiera a replantearse entre otras cosas, cuáles son los conceptos que cada uno tiene acerca del cuerpo, la estética y la belleza.

Por ejemplo, las mujeres de la tribu Apatani en Arunachal Pradesh, en la India, usan tradicionalmente estos tapones en sus narices para disminuir su belleza, y así conseguir ser menos vulnerable al secuestro por hombres de otras tribus.

Shutterstock

Las “mujeres cuellos de jirafa” son ampliamente conocidas y llaman mucho la atención. Ellas forman parte de la tribu Kayan Lahwi en Myanmar. Empiezan a añadir bobinas de cobre amarillo a su cuello desde los cinco años de edad, y el peso de cada una les empuja la clavícula hacia abajo, además de comprimir su caja torácica para dar la ilusión de cuellos más largos.

Otro ejemplo son los dientes afilados, una práctica antigua que tiene sus raíces en los primos hombres. En algunas culturas, los dientes son limados, ya que se cree que sirve para aprovechar la energía negativa, mientras que en otros se afilan para indicar la posición social, la edad, o para imitar a los animales feroces.

Shutterstock

Una mujer de la tribu Mursi lleva un plato en sus labios y un conjunto de cuernos de vaca encima de su cabeza. Mientras más decorativo sea su aspecto, mayor es su prestigio.

Shutterstock

Y así podemos toparnos con muchísimos otros casos como el de Dennis Avner, también conocido como el gato de acecho, que fue un hombre de Nevada famoso por sus modificaciones corporales extremas. Falleció en 2012 a la edad de 54. En la foto derecha está el argentino Víctor Peralta, que tiene el 90% de su cuerpo tatuado.

Shutterstock / Getty

En Tailandia, los hombres y las mujeres demuestran su devoción religiosa, participando en ensayos de auto-mutilación y rituales de dolor.

Shutterstock

En China mujeres algunas mujeres usan calzados apretados para inhibir el crecimiento de los pies en una edad joven, un proceso agónico tradicionalmente reservado para las clases más altas, y que se practica para mostrar sumisión a sus esposos.

Shutterstock

En Indonesia algunas mujeres como ésta cortan las puntas de sus dedos cuando un familiar fallece.

Shutterstock

Y así como ellos, hay muchos otros ejemplos.

¿Qué opinas de esto? ¿Conoces algún otro caso?

Puede interesarte