Por Alejandro Basulto
19 julio, 2019

Joann Morgan, Katherine Johnson, Frances «Poppy» Northcutt y Margaret Hamilton, se convirtieron en heroínas femeninas, al ser fundamentales en la llegada del hombre a la Luna en una época en que ver mujeres no era común en ciertos trabajos.

El despegue de Apolo 11 y el primer aterrizaje del hombre en la Luna, es un hito que marcó un antes y un después en la historia. No solo por el logro astronómico, no solo por el punto victorioso que le sirvió a Estados Unidos en su lucha espacial contra la Unión Soviética y no solo por los avances tecnológicos logrados a raíz de este ambicioso objetivo, sino que también porque significó un logro para el género femenino.

Debido a que ellas, en una época en el que su participación en trabajos y puestos claves era aún más limitado, también fueron protagonistas de este hito científico. Mujeres como Joann Morgan, Katherine Johnson, Frances Northcutt y Margaret Hamilton, fueron fundamentales para que en un 20 de julio, dos astronautas, Armstrong y Aldrin pusieran los primeros pies sobre la luna.

Joann Morgan

Joann Morgan primero, fue la única mujer que estaba en el centro del lanzamiento al momento, de que en el 16 de julio de 1969, ocurriera el despegue de Apolo 11. La ingeniera tenía 28 años, y su rol era controlar los sistemas en la plataforma de lanzamiento.

De las 400 mil personas que trabajaron para las misiones Apolo, muy pocas eras mujeres, y la mayoría realizaban labores más bien administrativos. Una minoría aún más pequeña estaba en tareas más técnicas.

Katherine Johnson

Entre ellas, la matemática y física brillante, Katherine Johnson, quien en los años 60 ayudó a que John Glen se convirtiera en el primer estadounidense en orbitar alrededor del planeta Tierra, al calcular la trayectoria de los cohetes en los programas espaciales Mercurio. Sin olvidar que también desempeñó un papel clave en la misión Apolo 11.

Katherine Johnson

También está Frances «Poppy» Northcutt, que como Katherine, fue una más de esas mujeres encargadas de las computadoras. Haciéndose un espacio importante en la NASA, tras sus cálculos y estimaciones para el Gemini, el segundo programa espacial tripulado de su país.  Estuvo en las misiones Apolo 8, Apolo 11 y Apolo 13, en una sala de apoyo especial, siendo la ingeniera la única mujer en el equipo, realizando tareas operativas en dicho espacio a sus 25 años.

Margaret Hamilton

Por último está Margaret Hamilton, una matemática e ingeniera de sistemas, que fue la encargada de dirigir el equipo del MIT que desarrolló el software utilizado por la computadora a bordo del Apolo 11. Herramienta computacional necesaria para realizar los cálculos en el vuelo y que contaba con un sistema de detección de errores. Fundamental para el exitoso aterrizaje en la Luna.

Margaret Hamilton

Hamilton en 1986 creó su propio centro de tecnología y desarrollo de software, que lleva su nombre, además de que es reconocida como la primera ingeniera de software. Todos estos logros valieron que el 22 de noviembre del 2016, recibiera la Medalla Presidencial de la Libertad, de manos del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Todas ellas en su momento tuvieron que hacer frente al fuerte machismo de la época. Desde recibir sueldos más bajos, a ser espiadas a través de sus compañeros y recibir llamadas obscenas en el trabajo. Esto en medio de un ambiente, que estaba dominado por hombres blancos con camisas blancas. Logrando ellas, a pesar de eso, convertirse en heroínas para muchas niñas y niños.

Puede interesarte