Por Antonio Rosselot
10 noviembre, 2017

Esta bebé es mi “animal spirit”, sin duda alguna.

Este post mezcla dos cosas que son universalmente adorables: por una parte, los bebés gorditos y cachetones, y por otra parte, las papas fritas. A estas alturas de mi vida, creo que las papas fritas son dignas de adoración y culto, ya que aparte de que no conozco a NADIE que no le gusten, tienen un sabor que es realmente inigualable.

Y en este caso, ver a un bebé gordito y cachetón exigiéndose al máximo para alcanzar una papa frita, es un éxtasis. Y no fue cualquier tipo de exigencia: el bebé APRENDIÓ A CAMINAR mientras su padre la estimulaba con una papa frita.

Ben Hayman, australiano y padre de las mellizas Evie y Milla, de 13 meses de edad, subió un video a su cuenta de Instagram en donde se ve a la pequeña Evie de pie, y con dificultosos movimientos de primeriza, da unos tímidos pasos en busca de la comida. Tan concentrada como los perros cuando se persiguen la cola, Evie dio los primeros pasos de su vida en busca de su merecido sustento alimenticio.

https://www.instagram.com/p/BaQtCYHlfqL/?taken-by=beehayman

Ben supervisa a su hija en todo minuto, ya que su estabilidad es tan precaria como la de un borracho, entonces está atento de que no se vaya a caer hacia adelante. La nena da un par de tropiezos, pero rectifica su tranco y sigue con la papa frita entre ceja y ceja.

Luego cae definitivamente, pero el esfuerzo hecho no se lo quita nadie.

Instagram / @beehayman

Ahora, ¡esperemos que la otra melliza se empodere y haga lo mismo!

No te lo pierdas

Te puede interesar