Por Javiera González Ruiz
4 septiembre, 2018

“¿Es broma?” preguntó la madre al ver que el niño no lloraba. Definitivamente quedó sorprendida por la dedicación del pediatra con su hijo.

Como padres, llevar a un hijo a vacunar debe ser una de las peores situaciones del mundo. Tienes claro que sufrirá y llorará y tú tendrás la culpa, pues tú lo llevaste. Y aunque desees que sea lo menos traumático posible, los niños suelen darse cuenta y la mayoría de las veces terminan adoloridos.

A menos… de que se atiendan con este doctor.

De acuerdo a un video que está dando vueltas en las redes sociales, un pediatra dejó asombrado a su paciente y a sus padres luego de tener la mejor técnica para vacunar a un bebé sin que él se diera cuenta.

Youtube @Loco Mundo

En las imágenes se ve como el niño permanece solo en pañales mientras el médico lo prepara para sus dos pinchazos en las piernas, pero como quería evitar a toda costa que el bebé sufriera, tenía todo estrictamente planeado: comenzó a cantar una canción mientras pasaba la aguja con tapa por todo su cuerpo, haciéndole un montón de gracias para que el niño se riera.

De esta forma, lo mantuvo distraído durante largo rato.

Tomaba sus pies y hacía como que los olía para que el niño riera y se relajara.

Youtube @Loco Mundo

Y en el momento en que menos se lo esperaba, en medio del canto y las gracias, el doctor inyectó la aguja en uno de sus muslos. Inmediatamente le pidió al padre a través de gestos que mantuviera presionado con un algodón mientras él seguía divirtiendo al niño lanzando burbujas a su cara.

Como el bebé no alcanzó a darse cuenta, los padres quedaron realmente asombrados. “¿Es broma?” se escucha decir a la madre que grababa impactada el video.

Youtube @Loco Mundo

Pero luego venía un nuevo desafío, el segundo pinchazo. Y tal como hizo con el primero, el doctor continuó haciéndole gestos y morisquetas al bebé para que se distrajera.

Youtube @Loco Mundo

Si bien el pequeño esta vez sí alcanzó a darse cuenta y tardó unos segundos en comenzar a llorar, es totalmente valioso todo el esfuerzo del especialista por evitarle el sufrimiento. En lugar de tardar 20 segundos en pinchar ambas piernas, el doctor prefiere tardar más de dos minutos pero hacer que el niño -en parte- lo disfrute.

Mira aquí su “técnica mágica”:

Puede interesarte