Por Daniela Morano
12 marzo, 2019

El simple pero importante gesto habría pasado desapercibido de no ser por las cámaras de seguridad de la casa. “Las cámaras no sólo atrapan a gente robando paquetes”, escribió la mujer en Facebook.

La muerte de un ser querido no es algo fácil, y muchas personas al tener que enfrentar una perdida tan grande se encierran y evitan el contacto excesivo con el resto del mundo. Para Leigh Anne, madre de tres niños, la vida dejó de ser simple cuando su esposo de 42 años falleció hace unos meses tras luchar contra un violento cáncer durante siete meses de su vida.

Junto a sus hijos vive en un pequeño pueblo en Nebraska, Estados Unidos, donde recientemente fueron testigos de una fuerte tormenta de nieve.

Leigh Anne

La misma nieve había hecho que las ruedas de su coche perdieran aire y por más que intentaba abrir la entrada de aire, no podía. Mientras, el cartero y su camión estuvieron un buen rato parados en la cuadra haciendo entregas.

Leigh reconoció a Brian, el cartero, a quien le pidió ayuda. Fue entonces cuando le contó sobre lo difícil que había sido el último tiempo, con la muerte de su esposo.

Brian la ayudó y luego ella se fue, pero él se quedó para él mismo limpiar la entrada de la casa de la mujer. Hizo lo posible por dejarlo perfecto para la familia, que ahora tanto necesitaban de la ayuda de otros.

El gesto podría haber pasado desapercibido pero gracias a las cámaras de seguridad de la casa, Anne se pudo ver el tipo de persona que es este buen hombre. “Las cámaras no sólo atrapan a gente robando paquetes”, escribió en Facebook junto al video.

Puede interesarte