Por Daniela Morano
20 febrero, 2019

Tenía que despedirlos a todos por cortes en el presupuesto, pero como líder no podía dejarlos solos.

Una habilidad muy importante en un jefe o líder es saber cargar con la responsabilidad de llevar un grupo de personas, sacar lo mejor de ellos al mismo tiempo que les exige cumplir sus responsabilidades. Adam Lewis aprendió mucho sobre eso los años que sirvió a la marina estadounidense. Según él, lo más importante como líder es cuidar de tu equipo, sea como sea.

A pesar de que cuando joven debió dejar de lado la carrera de sus sueños para servir el ejército, el destino le dio la oportunidad de dedicarse a lo que quería cuando terminó sus años de servicio. Todo iba bien en la oficina, ganaba buen dinero y se llevaba bien con sus empleados.

Pero una vez más el destino se puso en su contra. Aunque su equipo estaba funcionando de manera excelente y el gobierno estaba contento con su trabajo, debían recortar empleados por falta de dinero, y el proyecto en el que trabajaban ya no iba, según lo relatado en Reddit.

El día siguiente todos quedarían desempleados.

Lewis pensó que aunque la situación era terrible, algo debía hacer para ayudarlos antes de darles la mala noticia. Recordó que en la marina todos se ayudaban mutuamente en situaciones difíciles, así que el día de la reunión, tenía malas y buenas noticias preparadas.

Cuando les informó que estaban despedidos, todos lo miraron en shock y con enojo. Pero no duró mucho, pues Lewis inmediatamente les informó de su plan. Todos escribirían cartas de recomendación para sus compañeros, donde harían saber a otros lo buenos que son como personas y trabajadores.

Marines US

Al otro día se reunieron, esta vez contentos, porque trabajaron apoyándose mutuamente para hacer de la situación menos difícil. Pidieron pizza y al final del día todos tenían las cartas de recomendación que querían y los hacían sentir orgullosos.

La semana siguiente algo sorprendente ocurrió. Todos comenzaron a conseguir trabajos nuevos.

iStock

Sin duda que esta es una historia digna de ser leída por toda persona que lleve el mando de un equipo, quizás las relaciones entre colegas mejorarían mucho y no habría tanta maliciosa competencia.

Puede interesarte