Por Pamela Silva
8 Agosto, 2017

Su abuelo reaccionó y la llevó de inmediato al hospital.

Uno de los mayores miedos que tengo en mi vida es estar embarazada sin saberlo. No sé si lo recuerdan, pero en el Discovery Channel solían dar el programa “No sabía que estaba embarazada”, y, créanme, ver a todas esas mujeres que seguían teniendo una vida perfectamente normal con su período llegándoles cada mes sin problema, me traumó.

Así que obvio cuando leí la historia de Katie O’Brien me traumaticé de una forma brutal, casi que considero empezar el celibato con tal de no tener un bebé porque estoy segura de que sería una pésima madre.

Katie es una joven del Sur de Gales que un día comenzó a sentir un dolor en su costado derecho, como toda chica responsable fue al doctor y le dijeron que lo más probable es que fuera una infección en el riñón, así que le tomaron una muestra de orina para confirmar.

PA

Lo terrible fue que durante el viaje en bus devuelta a su casa Katie recibió una llamada de la consulta del doctor, indicándole que debía volver al doctor porque posiblemente estaba embarazada.

¡Embarazada!

Katie vive con sus abuelos, así que llegó a casa y le dijo a su familia, ‘hey, es posible que este embarazada’. Su abuelo fue quien actúo más rápido, aunque estaba impactado tomó rápidamente el auto y llevó a la joven al hospital.

También fue él quien la calmó mientras ella lloraba y entraba en pánico por la noticia.

Una vez calmada, fue capaz de llamar a su novio Ryan, con quien salía desde hace cuatro años, pero con quien definitivamente no estaba buscando un niño.

Ya en el hospital no sólo pudieron escuchar el latido del bebé a través de una ecografía, sino que el doctor les informó que Katie estaba de término y podría dar a luz en cualquier momento.

Y no pasó mucho tiempo, esa noche estando en su casa Katie entró en labor de parto. Fue una situación tan rápida, que su familia sólo alcanzó a llamar a los paramédicos cuando Katie no pudo contener las ganas de pujar.

Al comienzo su tía la ayudó, hasta que llegaron los paramédicos y tan sólo en 22 minutos nació Tristán.

PA

El bebé nació completamente sano, sin consecuencias por las noches de fiesta y alcohol que Katie disfrutó sin saber que estaba embarazada.

PA

Ellos al menos están muy contentos con el nuevo integrante de la familia, yo no sé si habría reaccionado de la misma forma.

Te puede interesar