Por Andrea Araya Moya
29 mayo, 2017

La razón es bastante lógica.

Ya han pasado días desde el terrible atentado que terminó con la vida de 22 personas en el Manchester Arena, durante un concierto de Ariana Grande. La artista regresó a su hogar y autoridades han identificado poco a poco a las víctimas que dejó la explosión de bombas efectuadas por Salman Abedi. Sin embargo, pese a que el ataque sucedió hace una semana, las historias detrás de él no dejan de conocerse y estremecer a quienes las escuchan.

Como el caso de Paddy Ennis, un paramédico que llegó minutos después de la explosión y que tuvo que enfrentar una de las decisiones más difíciles.

AP

Nada, absolutamente nada en su entrenamiento o educación podría haberlo preparado para lo que tuvo que ver y vivir en el atentado en Manchester. El paramédico tuvo que seguir una estremecedora orden para poder salvar la mayor cantidad de vidas posibles luego del ataque.

Paddy llegó minutos después de que Abedi cometiera el ataque suicida y tuvo que ver la cantidad de heridos que dejó la explosión. Pero también tuvo que escuchar gritos de las víctimas, muchas pidiendo por ayuda. Sin embargo, él las ignoró, pero no porque quisiera hacerlo, sino porque se lo ordenaron. Y la razón tiene bastante lógica.

«Los tranquilos eran mi prioridad. Muchos otros, lamentablemente, estaban lejos de necesitar ayuda: ya estaban muertos»

-Paddy Ennis a Daily Mail

¿Por qué los ignoró? Según explicó a Daily Mail, la razón por la que ignoró los gritos de las víctimas fue porque si bien estaban heridas, los gritos le hacían entender que sus vías respiratorias estaban limpias y que podían respirar, mientras que quienes estaban callados podrían estar perdiendo los signos vitales.

AP

«Mi prioridad eran los pacientes tranquilos, y mi evaluación inicial fue que había alrededor de 10 personas que no se movían, pero cambió con los minutos. Desafortunadamente, mi evaluación final fue que estaban más allá de mi ayuda. Ya estaban muertos»

-Paddy Ennis a Daily Mail

Paddy tiene una hija de 9 años que es fanática de Ariana Grande. Él no puede evitar sentirse conmovido por lo que sucedió, pues la gente que asistió al concierto era demasiado joven y muchos sólo eran unos niños.

«He tenido problemas últimamente. El hecho de que las personas eran tan jóvenes y el ataque sin sentido»

-Paddy Ennis a Daily Mail

Actualmente Paddy volvió a su casa con su esposa y tres hijos y ha tratado de no recordar lo que vio el día del ataque.

Puede interesarte