Por Constanza Suárez
20 abril, 2018

El hombre sin hogar confesó que “nadie lo había tratado tan mal en todo el tiempo que había vivido en la calle”.

Una broma inteligente, puede llegar a ser bastante divertida. Sin embargo, hay personas que creen que haciendo sufrir a otros o dejándolos en ridículo conseguirán risas, pero la verdad es que el resultado dista bastante de aquello.

Eso fue lo que precisamente hizo el youtuber Kanghua Ren, más conocido como ReSet, quien está a punto de ir a prisión por una cruel “broma”.

Instagram/@reset_youtuber/

El chico de 20 años preparó un horrible plan contra un vagabundo. Le sacó la crema entre las galletas Oreo, para luego rellenarlas con pasta de dientes. “Esto lo ayudará a limpiarse los dientes. Creo que no los ha limpiado desde que se volvió pobre”, dijo riendo ReSet durante el video.

YouTube/ReSet

Después de cambiar el relleno de todas las galletas, las volvió a empaquetar para dárselas a un vagabundo llamado Gheorghe L, que encontró en las calles de Barcelona. Minutos después, el hombre de 52 años dijo que se sentía mal y vomitó luego de comerlos. En serio temió por su vida.

YouTube/ReSet

El diario El País tuvo acceso al sumario del caso, donde consigna que la fiscalía pide dos años de cárcel para el youtuber por un delito contra la integridad moral y el pago de una indemnización de casi 40 mil dólares al vagabundo. El mismo medio aseguró que ReSet  ganó más de 2 mil dólares con este video.

“La gente exagera por las bromas en la calle (jugadas) sobre un mendigo, cuando seguramente si se hace a una persona normal no dirían nada”, dijo el youtuber.

https://www.instagram.com/p/BciKTSchVXA/?treset_youtuber

Tras el revuelo conseguido, ReSet eliminó los videos y ofreció a Gheorge alrededor de 400 dólares para que se guardara silencio y así poder “restablecer su imagen” y “congraciarse con la opinión pública”.

Pero Gheorge confesó que nadie lo había tratado tan mal en todo el tiempo que había vivido en la calle.

Estas no son bromas, son humillaciones.

Puede interesarte