El novio quería guardar para siempre ese momento, pero su abuelo no pudo con la tecnología.

Los abuelos y la tecnología son todo un tema. Es como si estuvieran totalmente ajenos al mundo, pues aunque intenten usar smartphones o computadores, no parece funcionarles demasiado bien y suelen preguntar si está correcto todo lo que hacen. ¿Te recuerda al tuyo? A mí también al mío.. es algo generacional.

Por eso, muchos jóvenes se dan por vencidos intentando enseñarles a usar ciertos aparatos… ¡porque vaya que hay que tener paciencia!

Sin embargo, aún existen aquellos que no se rinden con nada y les tienen tanta fe que, que incluso les confían capturar un momento tan hermoso y preciado como lo es una propuesta de matrimonio. Al menos eso hizo este joven, que no sé si fue porque no había nadie más cerca para grabar la situación o si de verdad quería probar si el hombre había aprendido a usar la cámara de su celular.

Youtube @ValenZero

Lo cierto es que lo hizo, y definitivamente no resultó como esperaba.

Resulta que John Hart, un ex fotógrafo de la Armada viajó con su nieto Jamie al parque Sania Peak Tram en Albuquerque, Nuevo México, donde conocieron a una pareja de California.

Rápidamente entraron en confianza y el anciano le sugirió al muchacho que le pidiera matrimonio a su novia, sin imaginar que ese era el plan inicial que tenía el hombre… le pediría que fuese su esposa en la cima de la montaña.

Youtube @ValenZero

Así que cuando llegaron arriba, el novio distrajo a la chica y le hizo una seña a Jamie para que le tomara una foto, pero él consideró que sería una buena idea que su abuelo captara el momento, así que le entregó su celular para que grabara la propuesta.

Sin embargo, el anciano no se percató que, en vez de grabar a la pareja, se grabó a sí mismo siendo testigo del importante momento. “Dale ese anillo y dale la sonrisa más grande”, se le oye decir a John Hart a su nuevo amigo y futuro esposo.

Youtube @ValenZero

Pero hasta ese momento, nadie se había dado cuenta de que John estaba grabando en modo selfie y se supo segundos después cuando su nieto le pide que le devuelva la cámara y se percata del error, provocando la risa entre todos los presentes.

Los futuros esposos, al menos tendrán cómo recordar por siempre que alguien estuvo bastante emocionado durante la propuesta de matrimonio:

Puede interesarte