Por Francisco Armanet
5 diciembre, 2017

Su rostro lo dice todo…

Todo empezó cuando Carolyn Anderson tenía 10 años. Vivía junto a su familia en un tranquilo barrio de Liverpool, Inglaterra, y al igual que todo el resto de las niñas de su edad, pasaba los días entre la escuela y su hogar. Un día como cualquier otro, Carolyn llegó a casa y saludó a su padre que leía el periódico en el comedor. Al mirarla, el hombre le hizo saber lo mucho que ella se parecía a la famosa actriz de Baywatch Pamela Anderson. La pequeña se sintió halagada, pues la celebridad estadounidense era probablemente la mujer más bella y codiciada de la época. Fue ese el instante preciso en que Carolyn supo que su mayor deseo de vida se había alejado completamente de los estudios y se había acercado demasiado a convertirse en la versión inglesa del ícono femenino de los 90. Parecía que el hecho de llevar su mismo apellido era más que una mera coincidencia.

Así se veía Carolyn en ese entonces.

Youtube / News Views

Pero para transformarse en su máximo referente debería recorrer un largo camino que involucraría muchísimo tiempo, dinero y cirugías. Afortunadamente para ella, su padre Billy era estilista y sabía de técnicas especiales para cambiar la apariencia.

Youtube / News Views

Entonces, luego de casi 20 años y más de 30.000 dólares invertidos en intervenciones quirúrgicas que incluían aumento de pechos, modificaciones en los labios, pómulos y lifting facial, Carolyn comenzó a sentir que un buen tramo del camino hacia la transformación en Pamela Anderson estaba logrado.

Así es cómo se ve la mujer hoy a sus 29 años.

Liverpool Echo

Carolyn recuerda perfectamente el día en que llegó a su casa y escuchó a su padre decirle que ella y Pamela Anderson eran muy parecidas.

«Recuerdo que me sentí muy halagada con sus palabras», confiesa Carolyn. «Entonces compramos todas las revistas para ver sus fotos y acercarnos cada vez más a su apariencia. Mi padre me ayudó mucho, pero siempre hubo algo que quedaba pendiente. Entonces comencé a pagar por sesiones de bronceado artificial, compré ropa, e incluso conseguí el bañador que Pamela usaba en la serie Baywatch».

¿Crees que haya conseguido el resultado?

Metro

Y la misma Carolyn asegura que su padre es el culpable de todo esto.

«Mi padre siempre quiso que yo fuera abogado o algo así, pero es su culpa que yo haya tomado este camino porque todo fue su idea en un principio. Además él ha sido parte importante de este camino».

-Carolyn Anderson a Daily Mirror-

The Gloss
alfa.it

Puede que se parezca, pero Pamela siempre será única e inigualable, ¿no crees?

 

 

Puede interesarte