Por Constanza Suárez
10 mayo, 2018

Pengpeng tenía tan solo 4 años cuando dejó de ver a sus padres. Luego todo se complicó más.

El 3 de mayo de 1996, Li Mingzhao tuvo que llevar a su hijo Pengpeng a la fábrica de cemento en la que trabajaba. No parecía un gran problema, sobre todo cuando uno de sus colegas, de apellido Yang, se ofreció para cuidarlo.

Sin embargo, Li nunca imaginó que aquel simple gesto, sería el comienzo de una travesía dolorosa.

Lamentablemente, Pengpeng no volvió a su hogar esa noche. Y cuando sus padres, desesperados, fueron a buscarlo al hogar del señor Yang, él ya había escapado con el pequeño.

Miaopai

Desde aquel fatídico día, Li con su esposa Chen Zhen, gastaron todos sus ahorros en buscar a su hijo, además de nunca cambiarse de casa, ni su número telefónico, en caso de que el niño apareciera.

Sonaba como una locura y a medida que pasaban los años, muchos decían que es difícil encontrar con vida o volver a ver a Pengpeng.  Sus padres nunca perdieron la esperanza. Afortunadamente, porque 22 años desde su secuestro Pengpeng volvió a su hogar y pudo abrazar a sus padres, ya convertido en un adulto.

Weibo/ Policía Maojian

Durante la reunión, Pengpeng mencionó a sus padres que él está casado y tiene dos hijos. El reencuentro fue realmente emocionante. Las fotografías te sacará lágrimas. En el momento en que se vieron, se abrazaron y lloraron en lágrimas de alegría.

Weibo/ Policía Maojian

Li Mingzhao habló con China News y explicó que: “No le pediremos que retroceda y viva con nosotros. Entendemos que tiene su trabajo y su propia familia en la provincia de Hebei”“Recuerdo esta cicatriz que tenía en el hueso de la ceja “, dijo la madre.

Weibo/ Policía Maojian

El portal China News, contó que la pareja denunció el incidente a la policía en el distrito de Maojian y viajaron a la provincia de Henan, luego hasta Hubei y la provincia de Shanxi, en las últimas dos décadas, en busca de su hijo.

Una prueba de ADN mostraba compatibilidad entre el ya joven y sus padres. Se confirmó que su hijo era un hombre de 26 años, de apellido Liu, que vivía en la ciudad de Wuan de la provincia de Hebei.

Weibo/ Policía Maojian

En 2010, la policía atrapó al secuestrador en Sichuan y ahí se enteraron que el niño había sido vendido a otro hombre, a quien atraparon 8 años después y confesó que había vendido a Pengpeng a una pareja.

ChinaNews



Por su lado, Pengpeng dijo que cuidaría de sus padres mientras también cuida a sus padres adoptivos.

Puede interesarte