Por Daniela Morano
6 febrero, 2019

«¿Cómo pueden ser tan crueles?», se preguntaba el abuelo. «Mi esposa y yo siempre los hemos apoyado cuando no tienen dinero para criarlo. ¿Cómo pueden haberlo vendido?». Ahora el hombre abraza feliz a su nieto.

Hay historias que cuesta creer porque parecen ficción, porque uno jamás pensaría que una persona puede ser tan cruel como lo muestran. Sin embargo la realidad es otra, y es que el ser humano puede llegar a ser muy malvado, especialmente si hay dinero de por medio en sus intenciones.

Oficiales de la ciudad de Jinjiang recientemente se encontraron con un caso así, cuando devolvieron a un abuelo su nieto, quien habría sido vendido por sus propios padres en enero pasado, según reportó el medio local Beijing Youth Daily.

En diciembre pasado, el hombre habría ido a visitar a su hijo a prisión tras ser detenido por posesión de drogas. Allí se enteró que él y su pareja había vendido a su nieto. La policía consiguió ubicar a sus papás «adoptivos» el mes pasado, comprobando que se trataba del mismo niño luego de realizar pruebas de ADN.

«¿Cómo pueden ser tan crueles?», se preguntaba el abuelo. «Mi esposa y yo siempre los hemos apoyado cuando no tienen dinero para criarlo. ¿Cómo pueden haberlo vendido?».

South China Morning Post
South China Morning Post

El niño había vivido junto a sus abuelos desde que tenía ocho meses de vida, pero su padre y madre habrían acordado venderlo por $17 mil dólares a una pareja con quienes se encontraron el parque. Cada uno se llevó una mitad.

«En mi última visita me aseguraron que es su hijo y tenían derecho a hacer lo que quisieran con él. Antes de eso, siempre se lo llevaban en las tarde pero lo llevaban de regreso a mi casa en las noches».

Los compradores fueron detenidos por la policía mientras que los papás del niño continúan en prisión actualmente.

Lamentablemente en China se registran la mayor cantidad de tráfico infantil. Según el Ministerio de Seguridad Pública, alrededor de 538 niños desaparecieron el año pasado.

Puede interesarte