Por Camila Cáceres
7 febrero, 2017

“No puedo creer que estoy enamorándome de una niña”.

Ricky Slade, un hombre inglés de 30 años, se divertía enviando mensajes románticos a niñas que conocía a través de Internet. Lo que no sabía es que algunas de ellas eran realmente adultos, hombres y mujeres, que pertenecían al grupo The Hunted One («Aquel Cazado”), especializado en atrapar pedófilos haciéndose pasar por niñas y niños.

Nottingham Post

Algunos de los repulsivos mensajes que Slade había enviado a quien pensaba que era una niña de 10 años fueron:

  • “¿Quieres tener sexo conmigo?”
  • “¿Puedes enviarme fotos?”
  • “No te puedes embarazar conmigo— me han operado”.
  • “No puedo creer que estoy enamorándome de una niña”.

Slade se confesó culpable de haber tratado de tener encuentros sexuales con un menor, pero no llegó a la corte para oír su sentencia, por lo que se ordenó su arresto.

Youtube

Fue encontrado en Nottingham y encarcelado hasta su abrupta muerte el viernes 3 de Febrero, donde fue encontrado por la policía durante la mañana.

“Como con todas las muertes bajo nuestra custodia, habrá una investigación independiente por parte de la prisión”.

Representante de la Prisión y Reformatorio Ombudsman

Este es un caso en curso, así que nos mantendremos al pendiente.

Puede interesarte