Por Kat Gallardo
4 agosto, 2017

Salvó la vida de dos niños de 5 y 7 años. Todo por ese mensaje de texto.

Este lunes, la pasajera de un vuelo proveniente de Southwest Airlines de Seattle, observó a un hombre -que más tarde sería identificado como Michael Kellar-, enviando mensajes de texto desde su teléfono. El hombre utilizaba un smartphone con fuente ampliada, por lo que fue fácil leer las horribles notificaciones que recibía, en las cuales se organizaba para cometer abuso sexual infantil.

La testigo es una profesora preescolar de Seattle, quien viajaba atrás de Kellar. Desde esa ubicación, pudo ver los mensajes que comprobaban este grave delito. El hombre utilizaba una fuente ampliada en su teléfono, por lo que pudo leer y tomar fotos de estos para luego alertar a la tripulación de vuelo. 

CBS San Francisco Bay Area

“Pudo ver que el hombre enviaba mensajes explícitos, donde daba cuenta de una transacción en la cual se involucraba a los menores”, afirmó el detective de crímenes sexuales de San José, Nick Joudenais.

Al bajar del avión, la policía, junto con agentes del FBI, detuvieron al pasajero de 56 años en el mismo aeropuerto. Como ya habían ganado algo de tiempo, utilizaron los datos previos recogidos y los obtenidos del móvil de Kellar para llegar hasta una casa en Tacoma. Allí vivía la mujer con la cual se escribía para llevar a cabo el delito.

CBS San Francisco Bay Area

La mujer fue identificada como Gail Burnworth, de 50 años de edad, quien realizaba las peticiones sexuales de Kellar sobre dos niños de 5 y 7 años, informaron las autoridades que se encuentran trabajando en el caso.

Burnworth trabajaba como niñera, por lo que su trabajo le permitía a ella y Kellar tener acceso a los niños, aunque la policía se negó a revelar más detalles sobre la relación entre los acusados y las víctimas

Kellar quedó retenido en la cárcel del condado de Santa Clara con dos cargos de abuso distintos. Uno por delito de tentativa de abuso sexual infantil y otros dos por delito de solicitud de un delito sexual. Actualmente se encuentra detenido sin derecho a fianza.

CBS San Francisco Bay Area

Burnworth, por su parte, está detenida en la cárcel del condado de Pierce en Washington, por cargos criminales de explotación sexual de menores de edad, violación de un niño y representación de un menor comprometido en una conducta sexualmente explícita.

La policía no deja de aplaudir la valentía mostrada por la mujer que realizó la denuncia. “Ella subió a un avión como una ciudadana normal. Pero un par de horas más tarde, salvó a dos niños de continuar viviendo el episodio más traumático que les tocara vivir”, declaró el detective del caso.

Te puede interesar