Por Catalina Yob
24 marzo, 2017

Qué injusticia.

Luego de que Donald Trump oficializara el veto que prohibe el ingreso de 8 naciones del Medio Oriente a Estados Unidos, el sentimiento xenófobo sufrió un severo aumento en la población estadounidense o simplemente, se dejó ver en aquellas personas que por años intentaron ocultarla. En las últimas semanas, decenas de casos han salido a la luz sobre niños que han muerto debido a que les negaron el acceso a Estados Unidos, en donde recibirían un tratamiento que les permitiría sobrevivir.

De esta forma y gracias a que el propio presidente, quien es la autoridad referente para muchos ciudadanos, exhibe e insta a la comunidad a rechazar a las personas provenientes del Medio Oriente. Hoy, un nuevo caso viene a demostrar el severo daño que este tipo de decisiones le ha traído a esta comunidad. 

Un hombre ha sido rechazado en más de 40 trabajos en los que ha postulado, debido a que se llama Saddam Hussain, nombre que fue escogido por su abuelo en su nacimiento. Y es que a pesar de que Saddam se encuentra profesionalmente capacitado al tener un título y experiencia laboral, las personas temen contratarlo.

AP

El ingeniero indio reveló que llamarse igual que el ex dictador iraquí le ha traído verdaderos dolores de cabeza, específicamente a la hora de encontrar trabajo.

”La gente tiene miedo de contratarme”.

AP

Al comienzo, el joven no lograba descifrar por qué había sido rechazado en tantas ocasiones, hasta que un día preguntó y le respondieron que todo se debía a su nombre, ya que éste podría fundar el miedo y despertar sospecha en los respectivos clientes.

“Pregunté a los departamentos de recursos humanos y en algunos de ellos me dijeron que mi nombre era el problema”.

Ante esto, el joven decidió cambiarse el nombre, pero sin embargo cuando postula a alguna empresa, le piden sus antecedentes académicos, en donde aparece su verdadero nombre. De todos modos, Sajid, como se llama actualmente, solicitó una audiencia en su institución universitaria con el fin de que las autoridades académicas puedan hacer algo al respecto.

AP

 

¿Qué opinión te merece este caso?

Puede interesarte