Mientras huyen del horror son amenazados incluso con armas químicas.

La lucha contra el autodenominado Estado Islámico en Irak se ha convertido en una de las más sangrientas y violentas desde que inició el conflicto en Medio Oriente. El grupo radical islamista ha ido perdiendo terreno en Siria e Irak, pero se defiende de la manera más cruenta y encarnizada, para no perder espacio.

Reuters

Las imágenes capturadas por valientes fotoreporteros muestran en carne viva el horror de la guerra en Mosul. Las miradas despavoridas de algunos residentes que son obligados a desnudarse para demostrar que no tienen explosivos, muestra el drama que están viviendo los civiles en la zona, en la que se calcula se están desplazando unos 15.000 niños.

ACNUR

Los combates entre soldados iraquíes y yihadistas del EI han obligado a decenas de miles de personas a abandonar el oeste de Mosul; más de 200.000 en los últimos nueve días, según la OIM (Organización Internacional de Migraciones).

Para ayudar a satisfacer las necesidades de los desplazados, el ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, está poniendo grandes salas de tiendas de campaña que servirán como un centro de recepción temporal para albergar a las familias recién llegadas al asentamiento y que esperan chequeos.

Reuters

Muchos corren el riesgo de morir a causa de las rondas de mortero y permanecen en casas baleadas que han sido abandonadas por otras familias. No pueden regresar a sus hogares, ya que han sido destruidos o se encuentran en zonas donde la lucha es aún más intensa.

En los campos falta ante todo agua potable y tiendas de campaña para los refugiados. Algunos días llegan hasta 5.000 personas a estos recintos, gestionados por las autoridades iraquíes, en colaboración con organismos internacionales y ONG locales, según información difundidas por las agencias de noticias.

Reuters

La evacuación de los civiles del oeste de Mosul está siendo ralentizada y dificultada por la distancia que hay hasta los campamentos y la falta de un puente que conecte la orilla occidental del río Tigris con la oriental, que fue recuperada por las fuerzas iraquíes a finales de enero.

Reuters

Más de 500 fuerzas especiales lideradas por Estados Unidos están atacando las posiciones del Estado Islámico en las afueras de Raqqa, para debilitar cada vez más a las fuerzas del grupo terrorista, que se defiende soltando bombas desde aviones no tripulados hacia los civiles en varias partes de la ciudad y se sospecha que también empleando armas químicas.

Reuters

El horror de la guerra, al que nadie debe ser indiferente. Observa algunas imágenes:

Reuters
AP
Reuters

¿Qué opinas de esto?