Por Maximiliano Díaz
28 agosto, 2019

«Tocaba a mi hermano, nos obligaba a bañarnos juntos, dormía desnudo, nos obligaba a que durmiéramos en la misma cama», aseguró el mayor de los hermanos.

No son para nada extraños los casos en los que el divorcio o la viudez fracturan a una familia. Entonces, cuando los padres deciden (o ya no pueden) estar más juntos y hay hijos de por medio, ellos son designados por medio de la corte a vivir con uno de sus progenitores.

Yucatán, México

El caso de dos menores que perdieron a su madre en el estado mexicano de Yucatán podría ser como muchos otros en los que el padre se queda con la custodia de sus hijos. Sin embargo, el de ellos tiene una particularidad especial: después de que la progenitora falleciera, una jueza resolvió que ambos menores se fueran a vivir con su abuelo, ya que su padre fue considerado como un sujeto peligroso y tenía cargos judiciales. Sin embargo, hoy, a poco tiempo de que se resolviera enviar a los dos hermanos con su abuelo, la misma jueza declaró que tenían que regresar con su padre.

Telesur

El padre de los menores, actualmente, está en medio de un proceso judicial y se enfrenta a los cargos de abusar física y sexualmente de los dos menores que hoy, en contra de su voluntad, deben regresar con el hombre. Para la jueza Elvira Ortiz esta parece ser la opción más viable y sensata. Esto, sin que la resolución del juicio al padre de ambos menores estuviese aún lista.

«Le están entregando las víctimas al victimario».

El abuelo de los niños asegura que ellos no quieren irse de su lado, y dijo ante la cadena de noticias Telesur que está realmente devastado. «Esto es una cosa muy contradictoria, la jueza le otorga la custodia al padre teniendo una vinculación a abuso sexual en los dos niños, de lo cual es un testigo uno del otro. El señor ya cuenta con una medida cautelar de 100 metros alrededor de los niños. Los niños nunca han querido ver al padre en las ocasiones en las que se ha intentado que tengan una vinculación con el padre. La jueza le está entregando las víctimas al victimario».

Telesur

El noticiero, en la emisión del caso, publicó una serie de fotografías archivo que muestran heridas en los cuerpos de los menores. Según el noticiario, estas habrían sido provocadas por los arrebatos de ira del padre, George Bachmann. Además, en una entrevista con Telesur, los mismos menores corroboraron las acusaciones. «Si le movíamos algo se molestaba», asegura el menor de los dos hermanos, «o nos hacía cosas por gusto. Nos abusaba, nos pegaba sin razón, me tocaba las partes a mí, y nos pegaba con un palo fino a los dos». Su hermano, claramente mayor, pero aún demasiado joven para poder salir en televisión, tiene una visión mucho más patente de lo sucedido, y cuenta un relato armado y claro sobre su padre: «siempre tomaba, se masturbaba enfrente de nosotros, tocaba a mi hermano, nos obligaba a bañarnos juntos, me obligaba a dejarlo que me limpiara él cuando hacía del 2, dormía desnudo, nos obligaba a que durmiéramos en la misma cama, me ahorcaba, con un bastón de madera finito me pegaba, también con un cinturón».

Telesur

Contra los profesionales de la ley

Por otro lado, el abogado del abuelo de los menores Armín Roberto Chan, asegura que esta medida es increíblemente antojadiza, curiosa y poco profesional. Destaca el hecho de que la prohibición que la corte le dio a Bachmann para acercarse a los menores estaría vigente hasta el 2020. De hecho, el padre de los menores aún lleva un dispositivo electrónico atado al tobillo para ser inmediatamente localizable por las autoridades. «Aquí existe una sentencia que trastoca los derechos de los menores«, declara Chan.

Telesur

Por si esto fuera poco, la sentencia dictaminada por Ortiz, aseguraba que los menores debían abandonar la casa de sus abuelos para regresar a la de su padre en los siguientes tres días después de dada la resolución. De acuerdo a Chan, además de ser una resolución dañina en sí misma, el plazo dado para la mudanza de los hermanos también los afectaría profundamente debido a su brusquedad. «No es nada más agarrar un juguete y mandarlo a otro lugar. Es un menor que ha sido víctima de violencia familiar y abuso sexual, y se debieron haber tomado medidas conducentes para que la entrega y la recepción de los menores sea supervisada por la PRODEMEFA (Procuradoría del Menor y la Familia), y tenga un lapso de tiempo adecuado, para que los menores involucrados puedan asimilar esa medida.

Telesur

Blanca López, esposa del abuelo de los niños, también dio información que incrimina a Bachmann: según la mujer, el padre de los menores tiene antecedentes por violencia en los Estados Unidos; y que en las visitas programadas en los centros de la PRODEMEFA, habría insultado y amenazado tanto a los niños como a su abuelo. «En una de esas visitas el padre se acercó, y se puede ver claramente que los hijos le tienen pánico. Estuvimos en esas visitas de junio a noviembre, y nunca quisieron convivir con él».

Puede interesarte