Por Constanza Suárez
6 diciembre, 2018

Incluso una madre lanzó por la ventana a su bebé y ellos lo capturaron.

A las 7 de la mañana del 21 de noviembre, un incendio comenzó a azotar el apartamento de Charlie Wilson. A penas se dio cuenta, hizo sonar la alarma desde el segundo piso, a golpear las puertas y a despertar a los residentes que dormían.

En el primer piso, Jerrell Worthy, reunió algunos residentes para que lo ayudaran a sacar su colchón y así rescatar a los vecinos de pisos superiores.

“Le grité a un hombre que me ayudara a sacar mi gran colchón para que la gente saltara hacia abajo. Acababa de tener ese colchón grande y grueso, pero me alegré de que se usara de esa manera“, contó a Dallas News.

Twitter/DallasFireRes_q

Bryan Campbell, de 21 años, conducía hacia el edificio cuando notó el incendio, así que se apresuró para llegar a ayudar. En el lugar, se dio cuenta de que Shuntara Thomas lo llamaba desde la ventana del tercer piso con su bebé en brazos, mientras gritaba “¿Alguien puede atrapar a mi bebé?”. Bryan pensó: “No dejes que este bebé caiga al suelo”. Entonces Thomas dejó caer al bebé por la ventana.

Cuando ella dejó caer al bebé, me apuré, lo acurruqué y lo atrapé realmente bien. Lo saqué del fuego y lo llevé al departamento de bomberos”, contó a Fox 4. Shuntara dijo que “no queria” que su hija no perdiera la vida pero “sin él, la vida de mi hijo no se habría salvado”, agregó.

Después de que el bebé fue rescatado de manera segura, los hombres ayudaron a cinco residentes más en el tercer piso a ponerse a salvo con la ayuda del colchón.

Instagram/moorinformation

Aunque el edificio tuvo que ser demolido y muchos residentes perdieron sus posesiones, todos lograron escapar. Dos residentes y un bombero fueron trasladados al hospital con lesiones no mortales.

Después de que se apagó el fuego, el Departamento de Bomberos de Dallas declaró a los jóvenes héroes.

Puede interesarte