Por Elena Cortés
28 febrero, 2017

¿Qué está ocurriendo? 🙁

Bien dicen que hay cosas que no son tan fáciles de ver para el ojo humano. Esta es la historia de Jane Berry, una mujer que desde los 22 años supo que no podía tener hijos. Junto al amor de su vida, lucharon por salir adelante después de la terrible noticia. Y hoy por hoy están criando a tres bellos bebés… Sin embargo, hay un detalle muy peculiar. 

La peor noticia que ha recibido Jane en su vida ha sido ser infértil. 

Mercury Press

Desde que tiene 22 años supo que la vida no la trajo para ser madre biológica y eso era algo que realmente le chocó emocionalmente. Pero, su pareja, el señor Peter Marflee de 51 años, jamás dejó que el amor de su vida decaiga. Es por eso que aparte de estar a su lado en todo momento, decidió proponerle algo bastante curioso para aliviarla de su dolor.

El hombre le dijo que podían “crear una familia adoptando tres muñecas”. Y así pasó. Compraron 3 juguetes a los cuales nombraron Amy, Ashley y Chloe. 

Mercury Press

Claro está que ninguno de sus familiares ni amigos cercanos estuvieron de acuerdo con tan “bizarra” idea. Y muchos los juzgaron diciendo que “estaban realmente locos” y que mejor se “consiguieran un bebé real”. Pero, eso jamás fue impedimiento para que ellos hagan lo que más anhelaban.

Es así que Jane y Peter han hecho de todo para que la vida de sus muñecas se asemeje a la vida de un bebé real. 

Mercury Press

Hoy, Jane se siente mucho más confiada de sí misma y le encanta llevar a sus “hijas” a todas partes. Incluso contó que se fueron de vacaciones con ellas:

“Decidimos tomarnos un tiempo libre y nos fuimos por dos semanas en septiembre de vacaciones. A veces yo las alimento con botellas falsas. Yo las cuido. También hay que levantarlas de la cama como si fueran un bebé real. Tenemos asientos de bebé para carro. Ellas son engreídas”. 

-Jane Berry a The Sun-

Estas tres muñecas también han ayudado mucho a que Jane se recupere de la muerte de su madre, Margaret. 

Mercury Press

Y, aunque el mundo los juzgue por hacer algo que normalmente nadie haría, la mujer confiesa que se siente “mamá” con las muñecas y que los juguetes han ayudado que aflore su instinto maternal.

Mercury Press

“Me hacen sentir como si fuera su mamá. Es la misma conexión emocional y las amo”, concluyó.

Facebook

¿Qué opinas sobre esta historia? ¿Has visto algún caso similar?

Puede interesarte