“Soy la enfermera Patti, por favor, sólo he visto este color una vez en 25 años”.

Era el primer año de su hijo Nathan en la escuela y su mamá, Nicole, no quería ser una mamá demasiado preocupada. Lo dejó allí y cuando la enfermera del recinto la llamó para decirle que Nathan se sentía mal, no prestó mucha atención. Los primeros síntomas los vio su profesora cuando el pequeño le dijo que no quería salir al patio de recreo.

“Se paró a un lado mío y dijo que le dolía la pierna y que no quería ir a jugar”.

-Kathy Keller, la profesora de Nathan-

La mamá de Nathan, Nicole Defeo, fue a buscar al niño a la escuela para llevarlo al médico. Mientras esperaba en la enfermería, la encargada de dicha área Patti Butler conversó un poco con él y vio que su piel era de un color completamente anormal.

CBS.

“Su piel era traslúcida, así que le dije: Nicole, soy la enfermera Patti, por favor, solo he visto este color una vez en 25 años, prueba que estoy mal”.

-Patti Butler, a CBS Philadelphia

Sin embargo, Nicole no tomó en serio su preocupación y llevó a Nathan al médico. Eso sí, pidió los exámenes recomendados por la enfermera solo por si acaso.

“Pensé que ella estaba siendo alarmista porque no vi nada malo con él. Entonces esa noche el doctor llamó y tuvimos los resultados de los exámenes de sangre”.

-Nicole Defeo-

Nathan tenía leucemia y debía comenzar tratamiento inmediatamente. Comenzó sus terapias en el Hospital de Niños de Filadelfia y, afortunadamente, hoy está en remisión.

Twitter.

Nicole no da más de agradecimiento a Patti, quien es la responsable de que Nathan pueda acceder a un tratamiento tempranamente.