Por Isidora Fuenzalida
14 octubre, 2020

“La educación de calidad debe continuar. Solo porque haya una pandemia en curso la calidad del aprendizaje no debe sufrir”, explicó una de las voceras. Profesores unieron fuerzas y recursos para ayudar a sus estudiantes.

A comienzo de año, casi 25 millones de estudiantes se matricularon en 47.000 escuelas, la mayoría públicas, las cuales tendrán que ser replicadas en casa con ayuda de padres y tutores como profesores asistentes.

Preocupados por la posibilidad de que la escolarización a distancia se convierta en una lucha para los estudiantes y maestros, una autoridad local de Filipinas creó un centro de llamadas improvisado. En este intento de continuar con una educación de calidad desde el hogar, docenas de profesores están participando de esta iniciativa para asegurarse de que los estudiantes no se retrasen en sus clases.

Reuters

El centro de llamadas temporal abrió sus puertas en la capital del país, Manila, a comienzos de octubre. Este cuenta con un personal de 70 personas que han estado diariamente ocupadas respondiendo cientos de consultas por teléfono, correo electrónico y mensajería instantánea, mientras que los alumnos se familiarizan con el aprendizaje virtual.

“La educación de calidad debe continuar. Solo porque haya una pandemia en curso la calidad del aprendizaje no debe sufrir. Este programa fue hecho para fortalecer los esfuerzos del gobierno para ayudar a los estudiantes con su educación”.

–señaló Ferdinad Delgado, jefe del equipo del programa de apoyo–

Atlas News

Las escuelas en Filipinas han estado cerradas desde marzo para contener la propagación del coronavirus, el cual ha infectado a más de 330.000 personas a nivel local, con más de 6.000 muertes.

El Presidente del país asiático, Rodrigo Duterte, ha prometido que no reabrirá las escuelas hasta que se disponga de una vacuna contra el COVID-19.

Atlas News

El programa de apoyo cuenta con 50 maestros y 20 suplentes, los cuales han sido entrenados por supervisores del centro de llamadas para manejar las consultas de los jóvenes. La mayoría han sido sobre matemáticas o ciencias.

“Este programa es muy importante para los estudiantes porque no siempre pueden contactar fácilmente con sus profesores de escuela”.

–señaló Ailene Almoite, profesora de matemáticas–

Atlas News

Puede que el sistema no sea perfecto y que existan problemas de este aprendizaje flexible, sin embargo, desde el gobierno confían en que el Departamento de Educación pueda abordar estos desafíos y obtener buenos resultados para sus estudiantes.

Puede interesarte