Por Javiera González Ruiz
14 febrero, 2019

Después del arresto, ella asegura que tiene una “creencia genuina y razonable” de que un humano “prácticamente no puede cambiar de sexo”.

Internet aunque es una excelente herramienta de trabajo, de comunicación, etc. también es el lugar perfecto para insultar o acosar a otra persona. Como no es posible identificar fácilmente quién está detrás de la pantalla, cualquiera puede aprovecharse del anonimato que eso le ofrece.

Bien lo sabe Kate Scottow, una mujer de 38 años que se aprovechó de estar tras una pantalla para comenzar a insultar a Stephanie Hayden, una mujer y activista transgénero a través de redes sociales.

Si bien señaló la policía, ella la habría tratado de hombre por haber nacido como uno.

Evidentemente tras el conflicto, la activista denunció a Kate a la policía dando sus nombres y apodos que solía usar en Twitter, y los oficiales no tardaron demasiado en contactarla.

Reddit

Tres agentes llegaron a su casa y la detuvieron para interrogarla en una estación de policía, sin embargo ella negó los hechos de los que se le estaba culpando y acusó a los policías por haberla detenido frente a sus hijas pequeñas, una de ellas con autismo.

Lo cierto es que según Kate, “Me detuvieron por siete horas en una celda sin productos sanitarios (que dije que necesitaba) antes de que me entrevistaran y luego me pusieran en libertad. Me arrestaron por acoso y comunicaciones maliciosas porque hable con alguien y se mal entendió en Twitter.”

Sin embargo, de acuerdo a la activista, no se trataría de un mal entendido ya que en realidad Kate quería acosarla, pues además se creó cuentas con dos nombres para “hostigar, difamar y publicar tweets despectivos y difamatorios” sobre ella.

Reddit

Por ahora, dos meses después del arresto, la mujer acusada asegura que aún no le han devuelto su teléfono móvil ni su computadora portátil, pues la investigación continúa, de acuerdo a los policías.

Puede interesarte