Por Constanza Suárez
2 septiembre, 2020

Juana Reyes Huapaya, de 64 años, perdió su fuente de ingresos económicos por la pandemia y su esposo también. Ambos sufren distintas condiciones médicas, pero deben cuidar a su hijo.

Desde que la pandemia azotó a Perú en marzo, Juana Reyes Huapaya perdió su trabajo como trabajadora de limpieza pública en la Municipalidad de Santa María de Huachipa. Trabajó 14 años en el lugar.

Dejar sus labores significó un gran impacto en la vida de la mujer de 64 años, quien ahora no cuenta con los recursos económicos necesarios para solventar los gastos médicos de su hijo con parálisis cerebral. Además su esposo, también enfermo con una parálisis facial, tampoco tiene trabajo. 

La República

“A mí me han sacado sin ningún motivo. He ido y nadie me recibe. Quiero que el alcalde Rogelio Ruiz reconozca los 4 años de servicio porque en su período nunca me ha pagado vacaciones ni gratificaciones, hemos trabajado sin ningún beneficio. En esta pandemia no me ha dado ni una bolsa de víveres”, contó la mujer a La República.

Pero no solo el hijo de Juana sufre problemas de salud, ella también: un cáncer de estómago e inflamación del hígado la aqueja actualmente. Ahora pide a las autoridades que reconozcan su tiempo de servicio y conseguir dinero. Necesita urgentemente comprar los medicamentos para ella y su hijo.

La República

“Yo soy una persona vulnerable y tengo un hijo delicado, él es un niño especial de 33 años. Hay que darle comida licuada, toma medicamentos diario, enemas, pañales y requiere leche especial. Mi esposo no gana mucho y ahorita también está delicado con parálisis facial por el estrés que estamos llevando. Necesito apoyo para mi hijo porque él convulsiona a cada rato”, relató Reyes al portal peruano. 

La República

Por ahora, la familia sobrevive gracias a los aportes de amigos y vecinos. Quienes deseen ayuda a Juana, pueden llevar elementos a su casa en la Asociación Viñedos de Huachipa o comunicándose previamente al 966 814 264.

Puede interesarte