Por Camila Cáceres
21 septiembre, 2017

Si ya te da terror el gimnasio imagínate usando estas máquinas.

El ilustre doctor sueco Gustav Zander revolucionó al mundo con su Medico-mechanische Gymnastik, el libro de “peculiares» diseños mecánicos que publicó en 1892. Faltaban varias décadas para que los gimnasios se convirtieran en una parte infaltable de nuestras rutinas, pero este hombre era un visionario. Según su estudio, estas máquinas serían perfectas para mantener a la población victoriana saludable.

Los primeros gimnasios bajo techo aparecieron en Alemania alrededor de 1850, pero se trataban mayormente de espacios de juego escolares para niños y niñas que debían “gastar energía” para mantenerse saludables.

Gustav Zander era un devoto creyente de la “terapia de movimiento”. Según él, mantener el cuerpo en movimiento era mantenerlo sano y aunque ahora sabemos que estaba totalmente en lo correcto, en la época muchos consideraron su “mecanoterapia” un loco experimento, sobre todo en Europa.

Fue en Estados Unidos -cómo no-, donde sus máquinas hicieron furor y su libro se volvió una biblia.

1. El libro venía con imágenes de apoyo— imágenes que ahora puedes apreciar en toda su victoriana gloria (sus caras son la mejor parte)

Medico-mechanische Gymnastik

2. En 1892 no existía “ropa de deporte” y los distinguidos miembros de la alta sociedad que tenían acceso a las maquinas las usaban con sus ropas de diario

Medico-mechanische Gymnastik

3. Claro que el ejercicio no debía ser muy duro. El sudor y la falta de aire eran considerados signos de «exceso» de ejercicio

Medico-mechanische Gymnastik

4. Los primeros “gimnasios” datan de hace más de 3000 años y se conocían como ‘zurkhaneh’ en Persia

Medico-mechanische Gymnastik

5. Sin embargo se trataban de zonas abiertas. Los romanos imitaron la idea y les agregaron baños termales

Medico-mechanische Gymnastik

6. La naturaleza recatada de la época victoriana hizo de ese tipo de ejercicio muy mal visto

Medico-mechanische Gymnastik

7. La maquinaria del Dr. Zander aunque peculiar permitía que la gente hiciera ejercicio en sus propias casas

Medico-mechanische Gymnastik

8. Zander ganó medalla de oro en 1876 por sus máquinas en un concurso en Filadelfia, Estados Unidos

Medico-mechanische Gymnastik

9. Los estadounidenses habían heredado costumbres puritanas que los hacían similares a los victorianos, pero su sentido de la vergüenza y la dignidad eran mucho menos estrictos

Medico-mechanische Gymnastik

10. Y así fue como esta “mecanoterapia” se estableció en el mundo y se utiliza hasta la fecha para mantenernos sanos

Medico-mechanische Gymnastik

La verdad, no sé si me hubiera atrevido a usar estás máquinas. ¿Te gustaría probar una?

Puede interesarte