Por Alejandro Basulto
22 febrero, 2021

Habían sido abandonados por traficantes de personas, encontrando a sus salvadores en los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. Lamentablemente, uno falleció debido a la exposición al clima gélido, mientras que otros 10 fueron trasladados a hospitales de la región luego de enfermarse.

Emigrar es siempre una difícil decisión, que últimamente, en la mayoría de las ocasiones, se toma en circunstancias de extrema necesidad. Las personas que más están migrando en la actualidad, son quienes en su país de origen, están viviendo condiciones económicas, sociales y por lo general humanitarias, insostenibles. Situaciones dramáticas, que por lo general además también vienen acompañadas de crisis democráticas o de definitivamente una pérdida de una institucionalidad justa que le brinde a todos derechos y libertades.

AP

Por lo tanto, no es tanto de sorprender, que los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos que se encontraban al oeste de Texas, hayan empatizado y solidarizado con los 200 inmigrantes indocumentados que a través de las frías y riesgosas condiciones causadas por la tormenta invernal Uri, buscaban llegar a este gigantesco país del norte de América para encontrar un refugio y un nuevo hogar donde poder vivir y salir adelante. De hecho, más aún se entendía la ayuda de estos agentes hacia estas personas, al ser conscientes del clima gélido que se está difícilmente soportando en varios estados de la nación.

Imagen de referencia (Texas) | AP

Estas 200 personas extranjeras y que carecían de documentos para migrar regularmente, habían sido abandonadas en su mayoría por traficantes de migrantes al momento en que la nevazón y las extremadamente frías temperaturas empezaron a aparecer.

Clima gélido que lamentablemente provocó la muerte de un migrante de género masculino y que obligó a los agentes fronterizos y a la policía local a trasladar a otros 10 individuos a hospitales de la región, para que sean tratados por congelación u otras afecciones graves ocasionadas por la exposición a tan heladas temperaturas.

Imagen de referencia (Texas) | AP

Según consignó Daily Mail, la mayoría de los inmigrantes provenían de países como Ecuador, México, Guatemala y Honduras, los que en su peligrosa y urgente situación, llamaron al 911 para obtener ayuda de emergencia, al mismo tiempo que otros intentaban parar a los automovilistas en la carretera para que les socorrieran. Los agentes fronterizos también trabajaron en la búsqueda de personas desaparecidas, quienes al buscar a sus seres queridos perdidos, terminaron extraviándose.

Encontrándose ya a salvo, estos inmigrantes se hallan actualmente bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza del Sector Big Bend, donde se verá posteriormente qué se hará con ellos.

Puede interesarte