“No importa si sufren o no. Tenemos que hacerlo mientras podamos antes de que se acabe la sustancia”. Desde adentro pidieron desesperadamente ayuda ante lo que parecía una horrible película de terror.

“Quieren matar a todos los que puedan porque no quieren perder ni un poco de la droga”. Eso es lo que pensaba Ledell Lee. El hombre es uno de los siete prisioneros a los que se les anunció que serían parte de una “línea de asamblea” de la cárcel de Arkansas que los ejecutaría en un plazo de 10 días.

La idea era comenzar el 17 de abril y eso generó una inmensa polémica. La droga que utilizarían vencía el 30 de ese mes, y por eso tomaron la decisión que muchos consideraban inhumana. El apuro fue porque la sustancia ya está discontinuada y nunca más podrían conseguirla, pero privilegiaban eso ante cualquier sufrimiento que podrían pasar los prisioneros.

Pixabay

Obviamente, está discontinuada y además prohibida por algo. Algo de gran peso.

Lo que utilizarían es Midazolam, una de las tres drogas usadas en las inyecciones letales y que ha estado bajo el escrutinio público en los últimos años. Sus efectos pueden hacer que la víctima agonice por mucho tiempo. Por ejemplo, en un conocido caso de esa prisión, el conscripto convulsionó y oprimió sus dientes y mandíbula por más de 43 minutos… hasta que su corazón no aguantó más.

AP

Tras precedentes así, las farmacias dejaron de proporcionar esta droga para ejecuciones. Dicen que es una cuestión de ética.

Pero el Gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, respondió convencido que eso era algo que había que hacer.

“Esta acción es necesaria para cumplir con los requerimientos de la ley. Pero también es importante darle un cierre a las familias de las víctimas que han vivido con incertidumbre por mucho tiempo”.

-Asa Hutchinson-

Breeden Media

Ante esta terrible situación, Lee intentó hacer lo imposible para salvarse. Acusó la gravedad del asunto todo lo que pudo.

“Escuché a un abogado que decía ‘Necesitamos matarlos a todos, y no importa si sufren o no. Tenemos que hacerlo mientras podamos’”.

-Ledell Lee-

El hombre de 51 años y padre de dos hijos además dijo ser inocente. Fue condenado por golpear con un bate y posteriormente estrangular a una mujer. Él dijo que no cometió el crimen y que no podía creer el destino que le esperaba… su abogado intentó desesperadamente ayudarlo.

Arkansas Department of Correction

Porque culpable o no, seguía siendo una cruel manera de cumplir con la pena de muerte. Los otros prisioneros escogidos eran Don Davis, Bruce Earl Ward, Stacey Johnson, Marcel Williams, Jack Jones Jr y Kenneth Williams.

El proceso sería el siguiente: los atarían y con una intravenosa inyectarían el Midazolam en su brazo… luego abrirían una cortina para que sus familias pudieran ver su muerte.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

Sí, algo sobrecogedor… fue un mes de lucha y finalmente los abogados de las víctimas lograron hacer algo. La corte suprema de Estados Unidos rechazó la ejecución de los dos primeros de la lista, ya que lo que iba a suceder era algo sin precedentes.

Luego se acogió el caso de dos más. Pero finalmente, de igual manera, tres prisioneros fueron ejecutados de la manera descrita… Lee fue uno de ellos.

Las familias están devastadas… 

¿Qué piensas tú de este método?

Te puede interesar