Por Vicente Quijada
10 julio, 2018

En la entidad francesa no están preparados para que el francés sea el nuevo líder del equipo, tras su fenomenal Copa del Mundo.

En febrero, en un duelo entre el PSG y el Toulouse, las chispas saltaron entre Neymar y Mbappé, las estrellas del cuadro parisino. El brasileño le reclamó un balón que no entregó y el galo respondió airadamente, calentando los ánimos en el vestuario y debiendo ser separados para evitar una gresca mayor. Con la lesión de Ney tiempo después, los astros poco y nada han hablado, preocupando a la entidad parisina…y a la familia de Mbappé. 

EFE

Fayza Lamari, madre del futbolista -y ex jugadora de balonmano- no está contenta con la manera en que tanto Neymar, como Dani Alves, tratan a su hijo. Acusa que, con burlas, han intentado aminorar al jugador de 19 años. “¡Tú sí que eres rápido!”, lo molestaban; “¡eres muy rápido!”, enjuiciándolo por preocuparse más de su velocidad que de su técnica con el balón. 

Algo que, a la luz de sus 37 km/h ante Argentina -que terminaron en penal-, y su pase de lujo hoy ante Bélgica, el galo se encargó de acallar en la cancha. Pero no es lo único con que lo atacan.

Su parecido con “Donnatello”, una de las Tortugas Ninja, también es una temática constante a la hora de apuntar al delantero, quien en un principio se lo tomó bien. Pero según su entorno familiar, Mbappé ya ha pedido que dejen de ocupar ese apodo, sin éxito.  

Es más, incluso Dani Alves publicó una foto del personaje animado, “celebrando” la velocidad de su compañero de equipo. Algo que de seguro no le cayó bien al jugador galo, más viniendo de parte del mejor amigo de su “enemigo” en el vestuario.

Atentos a ello, los directivos del PSG han intentado acercar posiciones entre sus joyas, incluso solicitándoles una señal pública de buena relación en un eventual Francia-Brasil. Pero ese encuentro nunca llegó, y eso supuso aún más problemas para el club francés.

Instagram/@danialves

Los dueños árabes del PSG sienten una devoción por Neymar, y no están dispuestos a bajarle de su condición de estrella, lo cual también es un requisito para mantener contento al brasileño. Sin embargo, lo que ha demostrado el futbolista de 19 años le ha quitado piso, más considerando que Mbappé podría ser eventualmente campeón del mundo y perseguir aquel galardón que tanto añora Ney: el Balón de Oro.

“Esperemos que Mbappé no demuestre aun que es mejor que Neymar”, decía una fuente del PSG en conversación con El País hace un tiempo. Lamentablemente para ellos -y el brasileño-, Kylian ya lo hizo. ¿Tendrá París un nuevo rey?

Puede interesarte