Por Vicente Quijada
25 junio, 2018

Será un partido especial para el nigeriano. Y uno fundamental para el sueño mundialista de Lio.

No será la primera vez que John Obi Mikel, el capitán de Nigeria, se vea las caras con Lionel Messi. Fue su 1er encuentro, de hecho, el que más lo marcó. En Holanda, durante el Mundial juvenil, cuando nigerianos y argentinos se cruzaron en la final. 

En la penúltima final que ganó el astro con la albiceleste -luego ganaría los Olímpicos del 2008, precisamente ante Nigeria-, fue fundamental con 2 anotaciones. 2 penales que sirvieron para sellar el 2-1 que le daría la corona a los sudamericanos. Sin embargo, ese no es el mayor dolor de Obi Mikel.

“Antes del partido todos decían que ganaría el Balón de Oro en aquel torneo. Pero sí, Messi me lo robó”, lanzó el volante del Tianjin Teda, de China.“Me quedé con el Balón de Plata. ¡Messi ha seguido robándome los premios!”, reiteró, según informó The Guardian. Aquel torneo, los africanos fueron uno de los equipos sensación. Es más, el balón de bronce se lo llevó el también nigeriano Taye Taiwo.

El Botín de Oro, sin embargo, también fue de Messi, gracias a sus 6 conquistas durante el certamen. 

AP

Pero no es la única motivación del «10» de las «Súper Águilas». Nigeria ha sufrido cada vez que ha tenido que enfrentar a los 2 veces campeones del mundo, siendo el recuerdo más icónico aquel partido en 1994. Sí, el último de Maradona con la albiceleste, el cual terminó 2-1 a favor de los sudamericanos. Tendrían su revancha en la final de los JJOO de Atlanta 96′, con una victoria por 3-2, pero luego vendrían las derrotas en los Mundiales de 2002 y 2010, ambas por 1-0, otra final en los Olímpicos, ahora a favor de la albiceleste -gracias a una gran presentación de Di Maria-, y el último en Copa del Mundo: 3-2 a favor de Argentina, con un doblete y tanto en el epílogo de Lio Messi. 

“Sabíamos que nos tocaría con ellos”, lanzó el nigeriano, quien estuvo presente en esa última derrota mundialista. «‘Háganme caso, nos tocará con Argentina en el mismo grupo”», relata que le dijo a sus compañeros, seguro ya del «sino» que une constantemente a ambas naciones.

EFE

Aún así, el último enfrentamiento entre argentino y nigerianos presenta un antecedente favorable para las «Súper Águilas». Una remontada impresionante al 2-0 albiceleste, que terminó 4-2 gracias a los goles de Iwobi, Iheanacho e Idowu. Aquella tarde, eso sí, no estaba Lio.

“Un cierto humano no jugó. De hecho, ¿es siquiera humano? Messi es Messi”, exclamó el africano quien, a pesar del elogio, intentará arrebatarle su mayor y más esquivo sueño.

Puede interesarte