Por Mariana Meza
23 febrero, 2021

Bonnie Jacobson trabajaba en un restaurant de Nueva York y dice que no es una persona anti-vacunas. Hace un año que junto a su esposo están intentado ser padres y no sabe si la vacuna tendrá efectos negativos. “En este momento se dará por terminado su empleo”, le dijeron a través de un mail.

¿Qué derechos tiene un empleador sobre sus trabajadores con respecto a la vacunación contra el coronavirus?, ¿los puede obligar a vacunarse?, esas fueron unas de las interrogantes que se hizo una mujer que trabajaba como mesera en Estados Unidos, quien luego de negarse a recibir la vacuna porque está en planes de tener un hijo junto a su esposo, fue despedida de su trabajo.

Captura NBC New York

Bonnie Jacobson (34) dice que no es una persona anti-vacunas. Sin embargo, cuando en su trabajo como mesera en un restaurant en Brooklyn, Nueva York, le dijeron que la vacunación contra el coronavirus era una obligación, ella se negó. ¿La razón?, junto a su pareja están en planes de convertirse en padres y no sabe si la inyección tendría un efecto negativo en ese proceso.

“Fui honesto, todavía no lo voy a hacer. Tengo mis reservas al respecto, necesito hablar con un médico, solo ver cómo me siento. Ella dijo que no hay problema”, contó a NBC New York la mujer que hace aproximadamente un año está intentando convertirse en madre junto a su esposo. Tuvo que posponer sus planes debido a la pandemia del coronavirus.

Una de sus principales preocupaciones para no vacunarse es que le preocupa que se retrase su esperanza de ser mamá. “Mi esposo y yo acabamos de casarnos y estábamos planeando comenzar a intentar tener hijos en agosto”, explicó Jacobson y agregó que “ya se pospuso, odiaría que pasara algo y me pusieran la vacuna y tenemos que esperar unos años más”.

Bonnie Jacobson / Facebook

Según contó, desde Red Hook Tavern –el restaurant donde trabajaba– le dijeron en un principio que la vacunación no era una obligación. Sin embargo, con el pasar de los días esa postura cambió y recibió un correo en el que le informaron que cambiaron de parecer porque de esa manera se aseguraban “mantener un ambiente de trabajo seguro”, pero que aún así respetaban su decisión.

Ex trabajo de Bonnie / Captura NBC New York

La noticia de su despido vino después de eso. “En este momento se dará por terminado su empleo. Nos entristece que se vaya”, decía en el email que le enviaron a Bonnie. Ella quedó sorprendida.

“Estaba como wow, ¿de verdad? Trabajé para ti durante una pandemia. Hemos estado 100% al aire libre, he estado trabajando en el calor, en el frío. Acabo de trabajar un doble de 13 horas el día de San Valentín”, dijo la mujer a NBC New York.

Captura NBC New York

Aunque parezca injusto, despedir a los trabajadores que rechacen la vacuna está permitido, según consignó NBC New York.

“Este tema en particular es un tema muy candente en este momento. No he oído hablar de una empresa que haya dado un paso tan extremo”, explicó la abogada Felicia Ennis, quien también dijo que la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEO) en Estados Unidos deja claro que la terminación de un contrato debe ser el último recurso que se aplica en un caso como el de Bonnie. “Antes de despedir a alguien, realmente tienes que poder demostrar por qué esa persona en particular va a representar una amenaza significativa, o lo llaman una amenaza directa”, agregó Ennis.

Según información de los Centros para el Control de Enfermedades la vacuna contra el coronavirus es segura, pero el recibirla es “una elección personal para las personas que están embarazadas”, además de que los riesgos en una persona que está esperando un hijo son desconocidos.

AP

Por su parte, desde el restaurant que despidió a Bonnie dijeron en un comunicado que “una vez que el estado de Nueva York permitió que los trabajadores de los restaurantes recibieran la vacuna COVID-19, pensamos que esta era la oportunidad perfecta para poner en marcha un plan para mantener a nuestro equipo y huéspedes seguros. Nadie ha enfrentado estos desafíos antes y tomamos una decisión que pensamos que sería mejor protestar contra todos. Y ahora nos damos cuenta de que debemos actualizar nuestra política para que nuestro equipo tenga claro cómo funciona el proceso y qué podemos hacer para apoyarlos”.

Bonnie Jacobson / Facebook

Por otro lado, Bonnie dijo que no está tratando de volver a su trabajo y que “no busco una demanda. No busco dinero. Creo que es una historia importante y creo que la gente debería saberlo. Creo que los empleadores deberían pensarlo dos veces antes de tratar a las personas así”, finalizó.

Puede interesarte