Por Diego Aspillaga
20 marzo, 2020

El pánico y la desinformación que rodean la pandemia provocada por el coronavirus han causado que muchas personas tomen decisiones “cuestionables” para protegerse.

Si bien el coronavirus es una enfermedad grave que ha causado estragos en el mundo entero desde su descubrimiento a fines del año pasado en China, la histeria que ha provocado esta pandemia se ha salido completamente de control. 

Getty

El llamado de las autoridades sanitarias del mundo entero es fuerte y claro: las personas deben lavarse las manos, evitar tocar sus rostros, usar desinfectante con frecuencia y evitar las reuniones sociales quedándose en casa.

Esto, sin embargo, fue interpretado como el verdadero fin del mundo por varias personas, las que han realizado acciones verdaderamente estúpidas para evitar el contagio por COVID-19.

Desde cientos de personas bebiendo orina de vaca para fortalecer sus sistemas inmunes, pasando por sacerdotes que infectaron a decenas de personas al repartir agua contaminada en las bocas de sus fieles, hasta individuos que se niegan a tomar cerveza Corona por miedo a contraer la enfermedad, existen miles de ejemplos de lo que la ignorancia y el miedo provocan en la población en tiempos de crisis.  

AP

Y si bien el siguiente caso no es tan grave como algunos mencionados anteriormente, este demuestra perfectamente que las personas, cuando están asustadas, son capaces de hacer estupideces impresionantes.

Esto ocurrió en la provincia de Jiangsu, en China. De acuerdo con un medio local, una señora, en su intento de quitarle el coronavirus a sus billetes, metió 3 mil 125 yuanes en el microondas (unos 400 dólares), reporto el sitió Sopitas.com.

La mujer había escuchado en las noticias que el contagioso virus no resistía bien el calor, por lo que creyó que esta era una forma fácil y segura de eliminarlo de su dinero.

Pixabay

Esto, claramente, no funcionó: Pasó menos de un minuto cuando todo el dinero de esta mujer se transformó en cenizas.

Al ver todo su dinero carbonizado, la mujer entró en pánico y corrió a un cajero para ver si podía depositar el dinero a una cuenta y poder retirar billetes nuevos.

Sopitas

Sin embargo, su intento fracasó ya que los billetes estaban tan negros que era imposible que la máquina los pudiera identificar.

Por suerte para esta mujer, su historia tuvo un final feliz.

Resulta que el banco local evaluó los billetes quemados y después de conocer sus denominaciones, le dio nuevos billetes.

Esperemos que desde ahora la mujer se limite a seguir las recomendaciones de las autoridades, se informe sobre las medidas de prevención y no vuelva a quemar todos su ahorros en un ridículo intento de librarse del coronavirus. 

 

 

 

Puede interesarte