Por Alex Miranda
11 julio, 2018

Alfonso Jesús Cabezuelo antes de ser encarcelado trabajaba en la milicia, ahora lo han vuelto a vincular, pero sin darle un destino en el cual trabajar.

El nombre de Alfonso Jesús Cabezuelo quizás no te suene mucho, pero si te decimos que es uno de los cinco miembros de “La Manada”, que fue condenado a nueve años de cárcel por abusos sexuales continuados en el ya conocido delito en la fiesta de San Fermín de 2016 y que está en libertad condicional desde el 22 de junio, ahí sí sabes de quién hablamos. Este martes recién pasado, Cabezuelo regresó a su antiguo trabajo: soldado. Así fue como volvió a estar en activo tras seis meses de funciones suspendidas. A pesar de esto, el Ministerio de Defensa no le dará un destino para trabajar, al menos hasta saber la resolución del Tribunal Supremo.

Un portavoz del Ministerio de Defensa informa que Margarita Robles -la ministra- aplicará al soldado lo previsto en el artículo 111,3 de la Ley de Carrera Militar, la que dice:

“En el supuesto de cese en la suspensión de funciones por levantamiento de la prisión preventiva, el ministro de Defensa podrá acordar por resolución motivada en la que habrán de valorarse los hechos imputados, la trascendencia social y el interés del servicio, la prohibición de solicitar y obtener destino por un periodo de tiempo que no podrá exceder del momento de dictarse sentencia firme o auto de sobreseimiento también firme“.

¿No entendiste nada? Nosotros tampoco, por eso te lo explicamos de la mejor manera posible. Cabezuelo actualmente está en servicio activo dentro de la milicia, pero sin trabajar y cobrando la retribución básica y el complemento normal correspondiente a su empleo, pero no recibirá los complementos específicos ganados al ir a un destino, o al menos será así hasta que exista una sentencia firme. 

EFE

Para no manchar a las Fuerzas Armadas

El abogado del militar -y de los otros miembros de La Manada-, Agustín Martínez Becerra, dice que a su defendido “le han informado verbalmente de que no está previsto que se le asigne un destino de momento”. Mientras que el boletín Oficial de Defensa publicó una resolución que establece que Cabezuelo

“Queda a disposición del general jefe del mando de personal del Ejército de Tierra y adscrito a efectos administrativos a la subdelegación de Defensa en Sevilla

Y es que, según explican desde el Ministerio, la suspensión de funciones para un militar es una medida temporal que solo puede durar -como máximo-, seis meses, luego de ese tiempo se levanta “inexorablemente” orden.

El vocal del Observatorio de la Vida Militar, Mariano Casado, había pedido explícitamente que el soldado no se reincorporara a una unidad especifica hasta que se pronuncie el Supremo, ya que hacerlo antes generaría una situación incómoda, tanto para sus compañeros y compañeras como para él mismo. Incluso podría afectar la imagen de las Fuerzas Armadas.

EFE

La situación del resto de “La Manada”

Otro de los miembros de “La Manada”, Antonio Manuel Guerrero, trabajaba como guardia civil y ahora pasa por algo parecido al caso de Cabezuelo. Ya está reincorporado después de sus suspensión, pero se encuentra sin destino, confirman fuentes del Instituto Armado, su paga es del salario base y sin complemento. La diferencia es que Guerrero incumplió con la medida cautelar de no abandonar el país al intentar sacar pasaporte, por lo que la fiscalía pide que vuelva a prisión. Aún no se sabe la resolución de ese caso.

Mientras que los otros miembros de La Manada hablan a través de Agustín Martínez Becerra, su abogado, dice que no tienen previsto buscar trabajo o reincorporarse al que ya tenían. No olvidemos que es completamente posible que vuelvan a sus antiguos trabajos, ya que al no haber una condena firme el contrato solo entra en suspensión, y si el trabajador desea puede volver, despedirlo sería improcedente.

Mientras, el único que tenía contrato fijo al momento de entrar en prisión en julio del 2016, Jesús Escudero -que de se desempeña como peluquero- tampoco volverá a su ex trabajo: “De momento no va a regresar. La situación es compleja y vamos a esperar”, explica Becerra. 

Puede interesarte