Por Cristofer García
17 noviembre, 2021

“Creemos que hay tecnología para salvar nuestras islas y que esa es una prioridad. Y, obviamente, también estamos trabajando en el peor de los casos, cuando perdamos nuestras tierras y nos veamos obligados a reubicarnos”, dijo Simon Kofe, ministro de Asuntos Exteriores de esta isla.

El cambio climático y sus efectos adversos son un problema que cada vez debe generar mayor interés en los líderes mundiales. Los especialistas en el tema han advertido que si no se toman acciones contundentes con prontitud, las consecuencias serán peores, porque el asunto es como una bomba de tiempo.

Por ello, se trata de llamar la atención de quienes están en posiciones de poder para tomar las decisiones necesarias. Un país que quiere visibilizar lo relevante del asunto es Tuvalu, una pequeña isla en Oceanía, cuyo ministro de Asuntos Exteriores tuvo una notable idea para que los oídos del mundo los escucharan un momento.

Reuters

Simon Kofe decidió dar su discurso ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) con un interesante escenario: el ministro habló desde una playa con el agua hasta las rodillas, para alertar que su isla podría desaparecer en unos años con la subida del nivel del mar.

El representante del gobierno para Asuntos Exteriores enfatizó que esta isla baja del Pacífico, como otras en su condición, corren un grave riesgo si continúa el avance del calentamiento global. “La idea era comunicarlo a los líderes en la COP26 para que vieran lo que es sentir el impacto del cambio climático”, comentó, en conversación con Euronews.

Reuters

Vivimos en un mundo interconectado y las cosas que se hacen en un lado del mundo tienen un impacto en todos nosotros“, añadió el ministro.

Y así cumplió su cometido. La imagen de Kofe hablando desde la playa le dio la vuelta al mundo de forma muy rápida e inesperada. Se trata de un tema serio y urgente, por lo cual estas naciones espera que de esta conferencia salgan propuestas y medidas al corto plazo.

Reuters

“La prioridad ahora mismo es construir nuestras islas. Hay proyectos de recuperación que están en marcha en este momento en Tuvalu. Así que creemos que hay tecnología para salvar nuestras islas y que esa es una prioridad. Y, obviamente, también estamos trabajando en el peor de los casos, cuando perdamos nuestras tierras y nos veamos obligados a reubicarnos”, detalló.

Tuvalu cuenta con una población de alrededor de 12.000 habitantes, los cuales se ven amenazados por el aumento del nivel del mar, generado por el derretimiento de los polos.

Puede interesarte