Por Andrea Araya Moya
18 abril, 2018

“Jamás me dijeron algo, la foto lo hizo”.

Cuando queremos recordar algunos momentos de nuestra infancia solemos mirar viejas fotografías. En ellas podemos encontrar momentos que casi habíamos olvidado o hasta podemos ver a nuestros padres más jóvenes. Incluso, a veces hay fotografías de nosotros, pero dentro del vientre de nuestra madre. Sin embargo, ¿qué pasa cuando miras una foto de tu progenitora y descubres que, en realidad, no es tu madre biológica?

Silvina Martínez

Silvina Martínez Pintos, una mujer argentina de 31 años, recientemente descubrió la dura verdad sobre su infancia. La mujer estaba mirando una antigua foto de su madre y, de pronto, se enteró de la verdad al descubrir que en realidad era adoptada.

¿Cómo lo hizo? Silvina vio una foto de su madre sólo semanas antes de que naciera y, al mirar en detalle descubrió que en esa fotografía su madre ni siquiera estaba embarazada. De inmediato la mujer fue a preguntarle a su madre sobre la foto para confirmar si esto era cierto. Luego comenzó a buscar a su madre biológica en Facebook para conocerla. Lo único que supo de ella es que tenía 16 años cuando tuvo a Silvina.

Silvina Martínez

Su curiosidad y deseos de conocer a su madre biológica provocaron que Silvina publicara su historia en Facebook para así pedir ayuda para encontrar a su madre.

“Nací en Trelew el 27 de marzo de 1985 y me enteré hace poco que fui adoptada. A los pocos días de nacer mis papás adoptivos me llevaron a vivir a La Plata (donde vivían) donde viví por 11 años hasta que me mudé a Mar del Plata (lugar donde resido actualmente).

Me encantaría saber de esa chica que me tuvo y me dio a luz. Solo se que nací en la Clínica Modelo a las 11.30 de la mañana, y que mi mamá biológica tenía 16 años en el momento del parto. Y el director, y quien atendió el parto, era el doctor Ricardo Carminatti.

Me interesaría encontrarla. No para juzgarla ni mucho menos. Sólo querría saber a quién me parezco, si tengo hermanos, y simplemente escucharla.

Fue muy duro enterarme la verdad, ya que yo siempre lo sospeché y me lo confirmaron sin decirme más que esto que sé. Mi mamá adoptiva no sabe más nada (o no me quiere decir más). Mi papá adoptivo falleció y yo quiero saber sinceramente qué pasó, si me abandonaron, si me vendieron. Necesito saber para poder continuar con mi vida y cerrar esta historia que tiene que ver con mi identidad”

Y tú, ¿la ayudarías?

Puede interesarte