Por Daniela Morano
8 agosto, 2018

Le piden que ceda el asiento a una madre con su hija, pero la señora afirmaba que no tenían derecho a sentarse pues “no son españolas”.

El racismo está en todas partes. No siempre es literal, muchas veces son frases o pequeñas acciones las que evidencian que si no eres como la “mayoría”, entonces estás destinado a encontrarte el resto de tu vida con personas que no te aceptan por algo que va más allá de tu crianza. Se trata de haber nacido en cierto lugar, alrededor de ciertas personas, y claro, de genética.

En el mundo actual, las personas hasta discriminan a otras personas iguales a ellas por el simple hecho de haber nacido en otro territorio. Suena ridículo y lo es, pero no se dan cuenta de lo que hacen.

En el metro de Madrid, España, un hombre llamado Iram Martz capturó el momento en que una mujer despotricar en el metro hacia todos los inmigrantes cuando le piden que ceda el asiento a una madre con su hija. La señora afirmaba que estas dos no tenían derecho a sentarse pues “no son españolas”.

“Sinvergüenza” le dice a la niña la mujer, “no tienes derecho a estar aquí. Así estamos los españoles. Es muy poca vergüenza lo que hacéis y lo sabéis”.

Twitter infamiaok

Los pasajeros presentes, en particular una chica con un gorro negro, intentaban defender a la madre e hija, acusando a la mujer de ser racista, aunque a esta poco le importó que todos se estuviesen enfrentando a ella.

 

Twitter infamiaok

“Los españoles les pagamos a todos los que vienen aquí. Vamos a la Seguridad Social y no nos hacen caso a los españoles, van ellos y…” continúa. La chica del gorro negro es llamada racista por la mujer quien no se detiene, aunque otro señor se involucra y le dice que “está mal de la cabeza” y está “molestando”.

La chica le dice que ojalá nunca le toque a su familia ser inmigrante y ser tratada de la manera en que ella está tratando a los inmigrantes en su país.

El video fue compartido en redes sociales y por supuesto que las reacciones de usuarios en Twitter no se hicieron esperar.

Lamentablemente aunque en este caso todo el vagón se puso en contra de la mujer, muchas personas piensan igual a ella, muchas de aquellas en posiciones de poder, lo que inevitablemente afecta a los inmigrantes que llegan desde distintas partes de Europa.

Y no pareciera ser algo que cambiará muy pronto.

Puede interesarte