Por Mariana Meza
15 marzo, 2021

Raffaela Spone, de Bucks, Pensilvania, Estados Unidos, fue acusada de acoso cibernético y otros delitos.

En Estados Unidos, una madre fue acusada de enviar videos falsos de porristas en las que aparecían, supuestamente, desnudas, bebiendo o fumando, para perjudicarlas y que así abandonaran el equipo rival de su hija.

Raffaela Spone, es el nombre de la mujer de 50 años, del condado de Bucks, en Pensilvania, Estados Unidos, quien además de enviar los videos a los entrenadores, también los envió a las niñas. A través de mensajes anónimos, las incitaba a suicidarse, según dijeron desde la oficina del fiscal de distrito del condado de Bucks, Matt Weintraub, informó el medio The Philadelphia Inquirer.

Pexels

Spone fue acusada de acoso cibernético a un menor y otro delitos relacionados, según la declaración jurada. Sin embargo, eso no fue prueba suficiente y quedó en libertad, con la condición de asistir a una audiencia preliminar el próximo 30 de marzo.

The Philadelphia Inquirer detalló que la declaración jurada dice que Spone creó los videos “deepfake” el año pasado, los que incluyen a tres integrantes del equipo de porristas Victory Vipers, de Doylestown, Pensilvania. Según la información que se maneja, su hija no sabía lo que estaba haciendo su madre.

Resulta que el julio del año pasado, el padre de una de las víctimas contactó a la policía de Hilltown Township cuando su hija comenzó a recibir mensajes de texto anónimos. Pero no fue la única, sus entrenadores también recibieron fotos. Posteriormente, sus padres le dijeron a las autoridades que eso podría haber causado que a su hija la sacaran del equipo.

Victory Vipers / Facebook

Mientras esa investigación estaba en curso, dos familias más se acercaron también a la policía para denunciar que sus hijas estaban viviendo la misma situación. Esas víctimas recibieron fotos de ellas mismas en traje de baño, las que incluían un texto adjunto que decía “bebiendo en la orilla”.

Luego de analizar las imágenes y videos, la policía llegó a la conclusión de que correspondían a registros “deepfakes”, los que se pueden crear con fotografías sacadas de redes sociales.

Según The Philadelphia Inquirer, “los detectives rastrearon los números de teléfono hasta un sitio web especializado en venderlos a vendedores por teléfono y siguieron los datos hasta una dirección IP que mostraba actividad desde la casa de Spone en Chalfont. Después de buscar en el teléfono inteligente de Spone, los detectives encontraron evidencia que la vinculaba con los números utilizados para enviar los mensajes de texto e imágenes de acoso, según la declaración jurada”.

DEPARTAMENTO DE POLICÍA DEL MUNICIPIO DE HILLTOWN

George Ratel, padre de una de las víctimas, dijo al periódico que está frustrado por todo lo que está pasando y cree que ocurrió porque junto a su esposa le prohibieron a su hija juntarse con la hija de Spone, debido a que le preocupaban algunos de sus comportamientos. “No sé qué la empujaría a este punto”, dijo Ratel y agregó que “como padre, estaba bastante molesto por eso. Es una imagen publicada de mi hija que simplemente no es cierta “.

Puede interesarte