Por Constanza Suárez
4 septiembre, 2019

Sonia García no tiene una casa, por lo que se vio en la obligación de hacer el velorio en la calle. Cubrió el ataúd con limones y bolsas de hielo para retrasar la descomposición del cuerpo bajo el sol.

El hijo de 29 años de Sonia García, murió por dengue y la mujer hondureña no sabía donde velar su cuerpo. Es que no tiene una casa, ni donde refugiarse. 

Dada la situación, se vio en la obligación de despedir a Carlos Moisés López García en medio de la calle, ante la mirada de conmoción de los vecinos, según la misma Sonia contó a Telemundo.

La Prensa de Honduras

En mitad de las calles de El Guanacaste, en Tegucigalpa, la mujer llora a su hijo, al lado del ataúd cubierto con limones y bolsas de hielo para retrasar la descomposición del cuerpo bajo el intenso calor.

Sonia llevó a su hijo al Hospital Escuela de su localidad, por fuertes vómitos y diarrea. Pero el personal médico “solo lo inyectaba y lo regresaba”, contó al periódico La Prensa. 

La Prensa de Honduras

Volvieron y Carlos se desmayó en la entrada del hospital. Desde ahí ya nunca más recuperó la conciencia. A pesar de que en ese momento lo admitieron en el hospital, murió 4 días después.

No tengo donde vivir, por eso lo estoy velando en la calle, vivo en esta acera. Mi hijo se crió acá, él se ganaba la vida lavando carros, haciendo mandados y ayudando en las tiendas de acá«, contó Sonia. 

La Prensa de Honduras

Además del complejo escenario al que se enfrentó, la mujer utiliza una silla de ruedas y ahora no sabe quién la ayudará a comprar medicamentos y pañales, actividad que hacía su hijo. 

Finalmente, Carlos fue enterrado en el cementerio Sipile, rodeado de familiares, amigos y vecinos que lo recuerdan con cariño.

 

 

 

Puede interesarte