Por Catalina Yob
13 noviembre, 2017

“No puede caminar ni hablar, tiene problemas gástricos severos y con frecuencia se lastima por la frustración de no poder comunicarse”, esgrimió la madre, quien teme no vivir lo suficiente para cuidarlo.

Wang Tianfang tiene 30 años de edad, sin embargo una extraña enfermedad que sigue sin ser detectada, impidió su desarrollo normal y hoy no le permite comunicarse, ni caminar. A pesar de que el síndrome ha sido objeto de estudio por parte de la comunidad médica de la localidad de Yuexi en China, éste no ha podido ser identificado, a raíz de lo cual no tiene cura ni algún método que retrase su avance.

Su madre, Chu Xiaponing de 52 años ha dedicado toda su vida al cuidado de su hijo, quien suscita los mismos cuidados que un niño de dos de años. Xiaponing relata que cuando su hijo alcanzó los dos años, su crecimiento tanto cognitivo, como físico se detuvo por completo, hecho que explica que hoy no pueda ser un ser humano dependiente. 

AsiaWire
AsiaWire
AsiaWire

Al nacer, los médicos le aseguraron que su hijo no superaría los 20 años, por lo que su vida entera se reduce a un inédito milagro. Debido a las múltiples complicaciones con las que Wang nació, múltiples personas que residen en su aldea, le sugirieron que abandonara al bebé hasta que alguien lo recogiera, sin embargo ella se rehusó y prometió cuidar de él hasta sus últimos minutos de vida. 

A pesar de que Wang no posee el desarrollo cognitivo acorde a su edad, él entiende lo que ocurre a su alrededor, por lo que en múltiples ocasiones su madre lo ha captado haciéndose daño a raíz de la impotencia que siente al no poder comunicarse. 

AsiaWire
AsiaWire

Su condición foco frecuente se manifiesta en uno de siete mil millones de personas, hecho que acrecienta el desconocimiento que existe sobre ésta. Hoy su madre teme por no tener la vida suficiente para cuidar de su hijo, quien sólo la tiene a ella.

No te lo pierdas