Además asegura que su perro quedó con un trauma psicológico luego de que una vecina lo insultara.

A nadie le gusta que las calles estén llenas de excremento de perros. Huele mal, aparecen las moscas y además corremos el riesgo de pisar una que otra «plasta» y quitar los restos del zapato es realmente difícil.

Por ello varios países comenzaron a implementar leyes para que los dueños de mascotas se hagan responsables y recojan sus excrementos del suelo.

Y aunque la gran mayoría lo cumple, e incluso las tiendas de animales están vendiendo dispensadores de bolsas que facilitan la tarea, hay otras personas que se niegan a hacerlo y usan diversas excusas para evitarlo.

Una de ellas es la reconocida influencer colombiana Valentina Salazar, quien es dueña de un hermoso y enorme rottweiler al que debería recogerle sus deposiciones como cualquier otro dueño haría.

Instagram @Valentina Salazar

Sin embargo, la chica ha preferido tener problemas y ganarse el odio de sus vecinos antes de que seguir la ley, pues según ella es una «regla absurda» ya que las bolsas para recoger contaminan el medio ambiente y por ello prefiere dejar el excremento en el jardín de un edificio residencial donde camina un montón de gente y donde incluso juegan niños.

Instagram @Valentina Salazar

Ante ese argumento, una de sus vecinas decidió increparla y sugerirle que al menos lo tapara con tierra, pero la chica le respondió que si tanto le afectaba, que lo hiciera ella, aunque no fuera la dueña del perro.

Twitter @LuisElGroot

Entonces, luego le sugirió utilizar bolsas ecológicas, que se descomponen en solo 2 semanas, pero siguió negándose.

Twitter @LuisElGroot

Mira aquí la discusión entre ambas mujeres:

Tras la difusión de las imágenes en redes sociales, numerosos usuarios comentaron sobre la Ley 1801 del 2016, artículo 124, numeral 3, que penaliza hasta con cuatros salarios mínimos diarios a quienes no recojan las deposiciones de sus mascotas en espacios públicos.

Y tú, ¿qué opinas?

Puede interesarte