Por Mariana Meza
6 enero, 2021

Joanna Zdanowka, de 47 años, jamás imaginó que la decisión de tomarse un año sabático y la pandemia le darían una de las experiencias más enriquecedoras de su vida.

A muchas personas la llegada de la pandemia del coronavirus los sorprendió en medio de sus vacaciones. A muchos también los pilló lejos de sus países y los obligó a tener que permanecer en su destino vacacional por un tiempo indefinido, bajo la incertidumbre y el miedo de no saber cuándo podrían regresar. Aunque siempre hay alguien capaz de verle el lado positivo a una situación como esa. 

Eso fue justamente lo que le ocurrió a Joanna Zdanowka (47), una mujer polaca que se fue de vacaciones a Colombia en marzo de 2020 y, gracias a la pandemia y para suerte de ella, no pudo volver a Polonia. 

Joanna Zdanowska

En conversación con BBC Mundo esta mujer comentó que, producto de la cuarenta, en ese país encontró una familia y que en ningún momento pensó en la opción de regresar a Polonia. Es más, cuando en agosto se informó el fin de la restricción en Colombia, Joanna dijo que “nosotras ya nos queríamos quedar donde estábamos. No queríamos que nada cambiara”. 

Durante su cuarentena, la mujer se hospedó en un hostal, mientras veía como los bares y restaurantes estaban cerrados por la emergencia sanitaria. Fue en ese momento cuando los turistas que también estaban allí se transformaron en su familia.

Joanna Zdanowska

“Con los días fuimos conformando una familia de unas quince personas con una relación muy íntima con los dueños de los hostales donde estábamos”, dijo a BBC Mundo y añadió que “salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia”. 

Y es que parece ser que el destino lo quiso así, porque en 2019 Joanna decidió tomar un año sabático ya que estaba aburrida de la vida en Polonia, país donde es dueña de un departamento que arrienda y así puede pagar sus viajes e ir a donde quiera. Tal como lo hizo con su aventura en Colombia, específicamente en la localidad de Palominio, en la costa atlántica de la isla, un pueblo pequeño ubicado cerca de una playa paradisíaca con kilómetros de palmeras a su alrededor.

Joanna Zdanowska

“Cuando viajas conoces muchas personas, pero normalmente los ves máximo una semana. Pero cuando vives con alguien seis meses, se genera una relación única”

–Joanna Zdanowka, la mujer que se enamoró de lugar de cuarentena a BBC Mundo–

En su estadía, un día Joanna visitó un remoto pueblo que cambió su percepción por completo sobre el verdadero significado de la vida.

Joanna Zdanowska

Y es que cuando visitó Sierra Nevada, en Santa Marta, tuvo la oportunidad de compartir con un grupo de indígenas que han tenido muy poco contacto con el mundo occidental. “Tuvimos que salir a las 4 de la mañana. Nos dijeron que eran 8 horas caminando pero cuando levábamos 9 horas aún no llegábamos. Pensamos que este lugar no existía. A las 10 horas finalmente llegamos, sin poder hablar del cansancio. Y nos quedamos ahí con nuestras hamacas”, dijo Joanna y contó también que estuvieron tres días en sus casas.

Fue ahí cuando la mujer se dio cuenta que “no necesitamos nada para ser feliz”.

Puede interesarte