Por Alejandro Basulto
13 enero, 2021

Para los funcionarios del estado francés, Jeanne Pouchain, de 58 años, dejó de existir hace varias primaveras. A pesar de que hoy luce sumamente sana y con muchas ganas de vivir cada día.

Jeanne Pouchain, según los registros de su país, Francia, es una muerta viviente o algo por ese estilo. Debido a que ella hace tres años fue declarada muerta. Por error, claramente, pero uno que todavía, luego de tantas primaveras después, le sigue causando problemas. Desde el año 2017 que esta residente de Saint-Joseph (cerca de Lyon), dejó de estar viva para la administración francesa.

Un hecho que incluso tiene asombrado a su abogado, Sylvain Cormier, quien ha tenido que trabajar para ella en un caso para el que, al menos mentalmente, nunca se preparó. 

“Es una historia loca. No lo podía creer. Nunca pensé que un juez declararía muerto a alguien sin un certificado. Pero la demandante afirmó que la señora Pouchain estaba muerta, sin proporcionar ninguna prueba y todos le creyeron. Nadie lo comprobó”.

– dijo Sylvain Cormierabogado de Jeanne, a AFP, según consignó The Guardian.

France 3

La demandante es su ex empleada, con quien tuvo un lío judicial que comenzó en el año 2004, cuando esta trabajadora de limpieza hizo que un tribunal industrial obligara a Jeanne Pouchain a pagar una cifra de aproximadamente 14 mil euros debido a que por culpa de su empresa ella habría perdido un trabajo importante. Sin embargo, como el fallo era contra su organización y no contra Jeanne personalmente, este nunca se hizo cumplir.

Pero esta ex empleada nunca se rindió y en el año 2009 volvió a demandarla, yéndole peor: el caso fue desestimado.

France 3

Sin embargo, esto no terminaría ahí. Debido a que esta empleada de la limpieza, en 2016, y creyendo que la demandada había muerto, logró que un tribunal de apelaciones ordenara a la hija y al esposo de Jeanne que pagaran los daños causados en el 2004.

La ex empleada creyó que había fallecido a raíz de que tras enviarle varias cartas, nunca obtuvo respuesta. Por ello, Jeanne Pouchain fue borrada de los registros oficiales, quedándose sin cédula de identidad, permiso de conducir, cuenta bancaria, seguro médico y otros documentos validados por el estado francés que son necesarios para el diario vivir de cualquier persona.

AFP

El caso está posiblemente en su momento más crítico. Ya que cada vez pareciera esclarecerse más. Debido a que Jeanne Pouchain acusó a su ex empleada de inventar su supuesta desaparición, y por lo tanto, de hacerla morir legalmente para así poder obtener lo que ella buscaba de sus herederos. Mientras que desde el otro frente, el abogado de la trabajadora del aseo argumentó que fue Jeanne quien se hizo pasar por fallecida para evitar pagar los daños.

En una batalla legal, en la que el abogado de Jeanne, solo espera poder resucitar legalmente a su empleadora.

 

Puede interesarte