Por Javiera González Ruiz
22 octubre, 2018

Antes muertas que sencillas, dicen por ahí.

¿Qué es lo primero que haces al llegar a casa luego de un día ajetreado? De seguro quitarte los zapatos. Eso, porque produce un alivio automático en el cuerpo, ya que no nos sentimos tan empaquetados y es mucho más cómodo caminar «a pies pelados».

Sin embargo, hay algunas personas que fueron criadas por sus madres y abuelas implorándoles que se pusieran zapatos… así que quitárselos les resulta algo difícil.

Tal vez eso les sucede a esta madre y sus hijas italianas, quienes fueron multadas por nada más y nada menos que usar tacones dentro de su propio apartamento.

Pixabay (Imagen referencial)

Resulta que las mujeres -que viven en Vicenza- parece que estaban bastante acostumbradas a caminar con ese tipo de zapato, que ni siquiera en la comodidad de su hogar se los quitaban, lo que molestaba a sus vecinos del piso de abajo, pues debían soportar escuchar los pasos de las 3 mujeres por todo el techo y a imprudentes horas.

Si bien se supone que estando en un espacio privado podemos hacer lo que queramos… eso es factible solo en la medida en que no afecte a un tercero. Así que como los vecinos estaban hartos de las mujeres, dieron aviso al administrador del edificio, quien les advirtió que limitaran el ruido. Sin embargo, fue en vano.

Pixabay (Imagen referencial)

Al darse cuenta de que continuaban con el mismo comportamiento, finalmente las autoridades locales intervinieron y las hicieron pagar una multa de casi 600 dólares por «perturbar la tranquilidad de los demás». 

Pixabay (Imagen referencial)

Así que ya sabes, pon atención siempre a las quejas de tus vecinos y evita repetir los actos que los molesten, así podrán vivir todos en paz y tranquilidad.

Puede interesarte