Por Alejandro Basulto
30 agosto, 2021

Son todas adolescentes, que luego de un arduo trabajo dieron con este dispositivo de gran utilizad para la pandemia del COVID-19, y que solo tiene un precio de 600 dólares.

Niña afganas de ese entonces, 17 años, crearon en el año 2020 un ventilador pulmonar que podría ser adquirido por solo 600 dólares. En un país en el que hoy las mujeres viven bajo la opresión talibán, la existencia de un logro así sería muy difícil de creer, pero ellas, a lo largo de la historia, y a pesar de todas las privaciones que han tenido, han demostrado de todo lo son capaces y de lo útiles que podrían ser a sus seres queridos y comunidades si se les diera la oportunidad de brillar.

Reuters

“Estamos encantadas de haber podido dar nuestro primer paso en el campo de la medicina y poder servir también a las personas en esta área. Todas las integrantes de nuestro equipo se sienten felices porque después de meses de arduo trabajo, pudimos lograr este resultado”

– dijo Somaya Faruqi, capitana del equipo, a Reuters

Como lo hicieron estas adolescentes, que deben tener hoy 18 años, y que hace una primavera, utilizando piezas de piezas de automóviles, cadenas de motocicletas y sensores de máquinas, crearon un dispositivo vital para hacer frente a la pandemia del coronavirus en su país. Cinco jóvenes que viven en Herat, cerca de la frontera con Irán, y que al menos hace un año atrás, eran integrantes del Equipo de Robótica de Niñas Afganas, donde se les enseñaba programación e informática.

Reuters

A pesar de que su ventilador pulmonar no podría reemplazar a los dispositivos médicos, sí serían capaces de proporcionar un alivio temporal a quienes padecen esta enfermedad. Invención de estas niñas, que la llevaron a cabo tras inspirarse en uno creado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y para el que contaron con la orientación de expertos de la Universidad de Harvard. Le dedicaron dos meses y cinco días a la semana, utilizando guantes y mascaras sanitarias, para fabricar su propio prototipo.

Reuters

“Teníamos que ser creativas cuando se trataba de obtener material (…) Nuestras máquinas están construidas con una combinación de un motor Toyota Corolla, cadenas de motocicletas y sensores separados de presión, calor y humedad (…) No es un dispositivo perfecto, pero puede hacer dos cosas: controlar el volumen de oxígeno que ingresa al cuerpo y contar y controlar la cantidad de respiraciones por minuto (…) Estábamos bastante asustadas por las perspectivas de la pandemia, así que decidimos hacer nuestra parte” 

– contó Somaya Faruqi

Gracias a una iniciativa que buscaba darles a las niñas afganas mayores libertades y una “voz digital” en un país en el que ya en ese entonces, previo a la toma de poder parte de los talibanes, ya era conservador, estas cinco adolescentes demostraron con creces lo son capaces de hacer cuando se les dá la oportunidad.

Reuters

Utilizando vestidos largos negros y pañuelos en la cabeza, tal como dicen su tradición, estas jóvenes mujeres crearon un dispositivo para el coronavirus que es 50 veces más barato que los profesionales, siendo además ellas celebradas en su país y premiadas en Occidente por sus creaciones en robótica.

Puede interesarte