Por Fernanda Peña
19 julio, 2017

Dicen que la muñeca se ha movido y se ha quitado su collar sola. También reportan que son atacados mientras duermen.

En Inglaterra, Debbie Merrick y su esposo Cameron, ambos de 50 años, dicen vivir atormentados por una muñeca que -al parecer- comenzó a atacarlos en las noches. Hace más de tres semanas que Debbie compró una promoción de tres juguetes (incluida la espeluznante muñeca) por casi $ 6 dólares en una venta de caridad, y desde entonces, cosas muy extrañas han sucedido en la casa.

Mercury Press & Media

«No sé por qué me decidí a comprar los muñecos, fue un poco extraño, pero en ese momento no pensé mucho en ello. Hasta eso es inusual… Eran realmente baratos y pensé que probablemente valía la pena donar un poco de dinero».

-explicó Merrick al portal Mirror.uk.

Debbie cuenta que una semana después de la compra, su esposo Cameron amaneció con heridas de rasguños en la pierna derecha. La razón era inexplicable…

Mercury Press & Media

«Definitivamente no había ocurrido antes. Parecían un poco arañazos de gato y le ardían. Los arañazos parecen haber sido hechos por algo pequeño, como pequeños rasguños de mano de muñeca. Mi marido es un completo escéptico, así que todavía está tratando de encontrarle una explicación».

Después…

Una amiga con facultades de médium se quedó en casa y en cuanto vio a la muñeca le pidió a Debbie que la tirara porque «tenía algo en ella» y se negó a dormir en el mismo lugar que «eso».

A raíz del raro episodio Debbie la envolvió y la metió en una caja al fondo del ático. Pero dos días después, las cosas comenzaron ponerse más aterradoras:

Debbie subió a buscar otra cosa y se encontró con la muñeca en otra posición y sin collar.

Mercury Press & Media

«De eso estoy segura… Cuando la empaqué, me aseguré de que el collar estuviera envuelto alrededor de su cuello unas cuatro veces. Estaba muy asustada, para ser honesta. Sólo seguí pensando ‘¿Cómo era posible?’… Cuando tuve que tocarla me sentí enferma».

En ese momento Debbie pensó en deshacerse de ella en Ebay. La dejó en el ático y dice no querer tocarla nunca más.

«Incluso me costó subir las fotos a Ebay, fue realmente extraño y nunca había sucedido antes. No quiero volver al cobertizo ahora, no la volveré a tocar, puede ser recogida si se compra, y si tenemos que llevarla, mi marido puede empacarla».

Mercury Press & Media

«Si no se vende, se la daré a una tienda de caridad. Podría haber algo en ella, creo que las cosas se pueden adherir a los artículos, por eso evito tener muebles viejos en mi casa».

-concluyó Debbie.-

Existe más de una docena de muñecas «malditas» publicadas en Ebay. Resta esperar a que la historia de Debbie conmueva a algún coleccionista de esta clase de objetos.

Puede interesarte