Por Mariana Meza
7 mayo, 2021

El lactante de 1 mes y 12 días, Gustavo Henrique Barbosa dos Santos, dio positivo al virus cuando solo tenía 8 días de vida.

En el mes de la madre, una mujer brasileña de 23 años recibió el mejor regalo de su vida: su hijo de 1 mes y 12 días fue dado de alta luego de pasar 18 días intubado tras dar positivo al coronavirus en uno de los países latinoamericanos más afectados por la pandemia.

Glenda Stefany Cata Preta Barbosa (23) es de Belo Horizonte (BH), Brasil, y el pasado viernes 30 de abril la alegría volvió a su vida cuando pudo reunirse con su hijo menor, Gustavo Henrique Barbosa, quien recibió el alta en el Hospital Municipal de Contagem, en la Región Metropolitana de BH, luego de un mes hospitalizado por COVID-19.

Archivo personal

Gustavo tenía 8 días de nacido cuando tuvo que ser alejado de su madre. El 29 de marzo presentó tos, secreción nasal y cansancio, al día siguiente lo llevaron al hospital y fue intubado el 1 de abril. Había que actuar rápido.

“El dolor de escuchar que no puedes estar con tu hijo es inexplicable, me desesperé, me puse a llorar cuando el médico dijo que no podía acompañar a mi hijo durante la hospitalización, estaba desesperada”, comentó Glenda al medio brasileño G1.

El coronavirus no solo afectó al hijo más pequeño de Glenda, si no que también a su otro pequeño de tres años, Bernardo Henrique Barbosa, quien manifestó algunos síntomas de gripe. Sin embargo, a él no se le realizó el test PCR, pero le recetaron medicamentos y posteriormente fue dado de alta. “Cuando salimos del hospital, mi hijo mayor tenía síntomas parecidos a los de la gripe, aunque no se le hizo la prueba, creemos que el bebé estaba contaminado en casa”, explicó la joven madre.

Archivo personal

Sobre el estado de su hijo más pequeño, recién nacido en ese entonces, Glenda comentó a G1 que “todo sucedió muy rápido. Solo oré, le pedí a Dios que sanara a mi hijo que estaba en ese hospital. Una vez al día recibía una llamada o un video de él hospitalizado, ver a un hijo intubado fue lo peor que me pasó”.

El panorama comenzó a mejorar el 18 de abril, cuando el pequeño Gustavo fue extubado para continuar su tratamiento de con oxígeno. Un neurólogo pediátrico tuvo que monitorear su estado debido a que presentó algunas convulsiones. Aún así, lo peor ya había pasado.

Archivo personal

Finalmente, el 30 de abril el pequeño Gustavo fue dado de alta y venció al coronavirus. “Él nació de nuevo, nosotros nacimos. El día del alta fue una fiesta, una bendición. Agradezco a todo el personal del hospital. Estamos todos aliviados y felices. Tener a mi hijo en casa, amamantar, dormir bien, no tiene precio. Este Día de la Madre será muy especial”, finalizó Glenda.

Puede interesarte