Por Camila Cáceres
9 febrero, 2017

Una verdadera pesadilla.

Hay algo particularmente aberrante sobre la violencia contra los niños y para mí los adolescentes aún son muy niños en muchos aspectos. Sus cuerpos aún están desarrollándose. Es por eso que me da tan rabia las excusas que dan algunos pedófilos: “Actuaba como una persona mayor”, “se andaba mostrando” o, como declaró hace poco el padre de una víctima, “desde los 10 años ella me tentaba a romper las reglas”.

Facebook

Itzel es una chica chilena de tan sólo 14 años cuya vida distaba tanto de ser normal que le pareció bien publicar esta foto en las redes.

Sus amigos y familiares se mostraron sorprendidos, algunos alegres, otros enfadados por lo joven que se embarcaba en una tarea tan inmensa. La joven contestó indignada que sólo podía estar feliz ya que por fin tendría un hijo con el mejor hombre de todos, el amor de su vida:

Su propio padre.

La niña había sido criada sólo por su padre desde la muerte de su madre en su infancia y a pesar de que el Estado había estado anteriormente por quitársela por sospecha de abusos, el hombre continuó con Itzel en su hogar donde, según él, comenzó a “tentarlo”.

PDI

Itzel ha tratado de defender al hombre, asegurando que se trató de una relación consentida entre ambos.

El acusado se encuentra en juicio por abuso de menores mientras que el Estado ha tomado cargo, finalmente, de Itzel y del bebé que lleva dentro y que nacerá dentro de pocos meses a una madre demasiado joven y que, posiblemente, terriblemente, por fin comprenda lo que realmente era su padre: Un monstruo.

Una verdadera pesadilla.

Puede interesarte