Por Josefina Pizarro
17 Abril, 2017

“Mi corazón se rompió”, dijo el padre.

Los padres simplemente son lo mejor del mundo. Siempre harán lo que sea para hacerte sentir mejor, como cuando te hacen reír cuando estás con pena en el corazón o cuando juegan contigo a las locuras que se te ocurran. Pero este padre superó mis expectativas y tiene a todos llorando por cómo manejó el “accidente” de su hija. ¿Harías algo así tú?

Tengo que comenzar por admitir algo: los padres son geniales.

Digo, a su manera.

Pero este padre es de otro mundo, en serio; hizo algo que nadie haría por ti en la vida.

Conoce a Ben Sowards y a su pequeña hija de 6 años, Valerie. Viven en Utah, Estados Unidos.

Lucinda Sowards

El viernes Valerie tuvo un “accidente” en la escuela: se orinó en los pantalones. Son cosas que pasan a su edad, pero para ellos es lo peor del mundo.

Connie, la esposa de Ben, le dijo que la pequeña estaba llorando y que se quería ir a casa.

“Mi corazón se rompió”, dijo el padre. Así que agarró un poco de agua y se la lanzó en el pantalón.

Y fue a buscar a Valerie luciendo así:

Lucinda Sowards

Sí, se roció literalmente agua en los pantalones.

Lucinda Sowards

Cuenta que entró en silencio en la oficina de la escuela y pidió la mochila de Valerie para cubrir su propio “accidente”.

“Ella me vio con la mayor incredulidad” dijo.

Valerie lo encontró hilarante y su padre la hizo sentir mucho mejor. “Ella se estaba riendo sobre esto” dijo. “Fue muy gracioso”.

Lucinda Sowards

Lucinda, la hermana mayor de Valerie con 17 años, subió las fotos a Twitter del maravilloso (y muy gracioso) momento de su padre y la gente de verdad lo adoró.

“Mi hermana pequeña tuvo un accidente hoy en el jardín y así es como mi padre fue a recogerla para que ella no se sintiera tan triste/avergonzada”.

Y alguna de las respuestas de las personas fueron estas:

“ESTE PADRE ES DEMASIADO PURO PARA ESTE MUNDO”.

“Padres como este hacen a mi corazón feliz”.

“Yo como padre”.

Podemos resumir todos los tuits con este:

Por mi parte no puedo hacer más que llorar por Ben y su pequeña hija, quien de seguro recordará este momento para siempre.

Lucinda dijo que el gesto era muy típico de su padre.

Lucinda Sowards

Hace unos cuatro años la adolescente se cayó de cara mientras patinaba sobre hielo. “Me llamó por Facetime” dijo. “Se había pintado un ojo morado igual que el mío”.

Esto, señores, es amor.

¿Qué piensas de esta linda historia? ¿Qué has hecho por tus hijos hoy?

Te puede interesar